21 de octubre de 2015 20:39

Juan Diego Donoso: 'El futuro está en el pasado. Así se logrará una ciudad para personas y no para autos'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 14
Valeria Heredia

Este miércoles 21 de octubre de 2015, el pasado se hizo presente. Quienes disfrutaron de la película Volver al Futuro II (Back to the future II) dieron cuenta de que un día como hoy, los protagonistas de la película, proyectada en 1989: Marty McFly y Doc viajaron 26 años. Lo hicieron con su máquina del tiempo el DeLorean DMC-12 .

En la época en la que se realizó la película, formas de comunicación y de movilidad eran una utopía. Por ejemplo, se puede mencionar las videoconferencias o las patinetas voladoras. Hoy en día ese futuro idealizado ya es parte de la vida de las personas y, cada vez, están más cerca. Al igual que los robots y demás herramientas tecnológicas.

Pero, ¿qué tan cerca está ese futuro tecnológico para ciudades como Quito?

Para Juan Diego Donoso, experto en urbanismo, el futuro es el pasado. Su propuesta es radical: es necesario que se deje a un lado la parte tecnológica y se piense en el ser humano.

Según Donoso, el futuro para ciudades como Quito debe estar encaminado, principalmente, a la recuperación del espacio público y a la reducción de los vehículos. “Es indispensable que se piense en una ciudad con menos carros como era antes”. Por lo que se debe trabajar en mejorar el sistema de transporte público.

A esto se suma, el uso de la bicicleta y, por lo tanto, la adecuación de espacios para que las personas puedan disfrutar de parques y demás áreas verdes y abiertas que tiene la urbe. Eso sí libres de la delincuencia.

Juan Diego asegura que el presente es como un retroceso porque actualmente las ciudades están pensadas en función de los carros. “Se debería pensar en el uso de bicicletas para el diario, ya no en el automotor".

Según Donoso, una ciudad inteligente no es la que tiene más tecnología sino una ciudad más compacta. Por ejemplo, “un semáforo inteligente no me ayuda a mejorar la vida. Lo que sí lo hace es tener un trabajo cercano a mi vivienda. Así yo puedo utilizar una bicicleta o ir a pie. Con esto se evitaría la congestión, el estrés y tendríamos personas más saludables”.

La visión de futuro, para este experto, está en volver hacia algunos paradigmas del pasado, en el que se tenía una ciudad más amigable.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (3)