20 de julio de 2015 19:25

Más jóvenes ecuatorianos buscan trabajo, pero la oferta se contrajo

Más de 1 000 graduados de la Espol acudieron la semana pasada a una feria de empleo. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO.

Más de 1 000 graduados de la Espol acudieron la semana pasada a una feria de empleo. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 146
Triste 17
Indiferente 5
Sorprendido 4
Contento 10
Washington Paspuel
y Carolina Enríquez

Apenas tres semanas después de graduarse de economista en la Escuela Politécnica del Litoral (Espol), en Guayaquil, Dalton Novillo ya empezó a buscar empleo. El joven de 22 años fue uno de los 1 100 politécnicos que el pasado miércoles intentaron conseguir trabajo en una feria de empleo a la que acudieron 35 empresas. “Mi esperanza es poder conseguir un puesto en alguna multinacional”, comentó tras su primera entrevista.

Los jóvenes están entre la población que más demanda empleo, pero se tropiezan con un mercado que no crece, a criterio de analistas y empresarios.

Según los últimos datos de la encuesta de empleo del INEC, en un año, entre junio de 2014 y junio pasado, la población en edad de trabajar (de 15 años en adelante) pasó de 11 236 793 a 11 282 084 personas, un incremento del 0,4%.

Para Raúl Coello, director del Centro de Promoción y Empleo de la Espol, el incremento de graduados en busca de empleo creció este año porque es la suma de los jóvenes que el año pasado no pudieron obtener empleo y siguen intentando, pero con una menor oferta.

El presidente Correa sostuvo en su última sabatina que “la economía necesita más dinamismo para incorporar las nuevas personas que quieren trabajar y quieren un trabajo bueno”. Lo dijo durante una explicación de las cifras del INEC que muestran un incremento en el empleo inadecuado (personas que ganan menos del salario básico). “Hemos investigado. Se ha incorporado mucha más gente al sistema laboral, ha aumentado la tasa de participación. Los estudiantes están en edad de trabajar, pero no son población económicamente activa (PEA); amas de casa están en edad de trabajar, pero no son población económicamente activa”, señaló.

El consultor en Talento Humano y presidente alterno de la Cámara de Comercio de Guayaquil, Miguel Ángel González considera que la retracción de la oferta de empleo se relaciona con los recientes cambios en la legislación laboral y normativas como la imposición de salvaguardias. “Hay que dejar que el sector empresarial haga lo que sabe hacer: innovar e invertir, para generar más empleo. El comercio es la segunda fuente de empleo más importante del país, entonces ¿por qué perjudicarla?”.

Infografía

Para Eddy Troya, titular de la consultora Human Plus, a la hora de hallar empleo los jóvenes enfrentan dificultades porque no hay un equilibrio entre la demanda de quienes buscan empleo y la oferta laboral en el país. Troya considera que la generación de nuevas fuentes de trabajo desde el Estado se ha frenado y lo propio ha sucedido con las empresas privadas. “Hay una especie de nerviosismo en materia económica, por lo tanto no se hacen inversiones y no se generan más puestos ”. Esto, añade, lleva a que los jóvenes busquen empleo en trabajos precarios o considerados como inadecuados.

Las cifras del INEC revelan que el empleo inadecuado creció alrededor de tres puntos porcentuales en junio frente al mismo mes del año pasado. La cifra alcanzó el 49,07%.

El presidente Correa dijo que el incremento del empleo inadecuado se relaciona con el aumento del subempleo. “Nos ha crecido un poquito el empleo inadecuado. ¿A qué se debe? Nos ha subido el subempleo, de 12,23 a 13,16%.

Pablo Dávalos, catedrático de la Universidad Católica, asegura que desde el 2000 ha sido un parámetro que al menos la mitad de la PEA esté en estas condiciones precarias. “No son empleos permanentes. El Gobierno ha atacado condiciones coyunturales en materia de trabajo, por eso es que las misma situación se ha mantenido”.

El analista asegura que las familias experimentan menos ingresos y algunos integrantes, como las amas de casa, tienen que salir a trabajar. Según el INEC, la PEA de mujeres pasó de 2,7 millones a 3 millones.

Cordes considera que el deterioro del mercado laboral va de la mano con la desaceleración económica y la menor demanda de trabajadores por parte de las empresas y el Estado. La PEA de personas de 15 años y más que trabajan o buscan un trabajo subió 6,6% y llegó a 7,43 millones de personas.

Es decir, mientras la población en edad de trabajar creció en 45 291 personas, la PEA se incrementó en 462 954.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (43)
No (6)