28 de febrero de 2018 14:15

Dos jovenes que cayeron de avión son velados en la comunidad de Cachi

Las investigaciones para determinar cómo los jóvenes accedieron hasta el avión continúan. Foto: EL COMERCIO

Las investigaciones para determinar cómo los jóvenes accedieron hasta el avión continúan. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 14
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 0
Miguel Ángel Párraga

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los sembríos de una familia en la comuna Cachi, en el cantón El Tambo (Cañar), se quedaron sin uno de sus jornaleros. En esos cultivos de maíz, hortalizas, entre otros productos, trabajaba Luis Manuel-de 16 años de edad- junto a su padre. El joven es uno de los dos fallecidos al caer desde el tren de aterrizaje del vuelo XL1438 que despegó del aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil el lunes, 26 de febrero del 2018.

Era el séptimo de ocho hermanos y el principal ayudante de su padre en las tareas de campo. “Era un niño tranquilo, no era majadero. Estaba estudiando y llegaba en la noche a la casa. Tenía pensado seguir estudiando pero la mala suerte nos tocó, no teníamos pensado pasar por esto”, contó Daniel el padre el chico.

Luis y su primo Marco, de 17 años de edad, se colaron en la aeronave que había llegado el domingo de tarde al aeropuerto porteño desde Perú para hacer escala y el lunes debía partir hacia Estados Unidos. Tenían el sueño de llegar a Nueva York el destino final del avión.

En la familia de los primos ya habían casos de otros parientes que habían viajado a EE.UU., según los vecinos. Además, Marco tiene una hija de seis meses y su madre viajó al país estadounidense poco después del alumbramiento.

De los adolescentes se recuerda que siempre jugaban en campeonatos amateur de fútbol con un primo mayor. Pocos días antes los dos adolescentes y su otro primo mayor habían finalizado su participación en una de esas competiciones.

Un familiar cuenta que los jóvenes salieron de sus casas el domingo pasado y nunca volvieron. Uno de ellos tenía un celular entre sus pertenencias y desde ahí la Policía llamó a sus parientes, una vez que fueron identificados. Entre las pertenecías también se encontró un alicate, que se presume sirvió para ingresar a la zona privada del aeropuerto.

La mañana del martes la Policía informó que pudo determinar quienes eran las víctimas. De inmediato se comunicaron con los familiares quienes viajaron casi tres horas desde su comuna de origen hasta Guayaquil. En medio de la tristeza tuvieron que lidiar con las dificultades económicas.

Los vecinos de Cachi conmovidos por la tragedia les facilitaron una furgoneta para su transportación. El Cabildo de El Tambo colaboró con dos ambulancias para el traslado de los cuerpos. La delegación llegó pasadas las 15:00 del martes a la urbe porteña y se dirigieron hasta el Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses de la zona 8 (Guayaquil Durán y Samborondón).

A las 18:26, uno a uno salieron los familiares del laboratorio. Mientras se embarcaban en la furgoneta las ambulancias iniciaron su marcha con los cuerpos. La lluvia que a esa hora caía sobre el sector despidió a la caravana. Este miércoles se realiza el velatorio de los chicos en su pueblo natal y está previsto que el jueves se lleve a cabo el sepelio.

En tanto, las investigaciones para determinar cómo los jóvenes accedieron hasta el avión continúan. La Dirección de Aviación Civil designó a un grupo de inspectores que entre el jueves y viernes próximos realizarán un trabajo de campo en el aeropuerto para conocer si hubo alguna falla en la terminal aérea o en la aerolínea.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (0)