23 de mayo de 2016 17:26

José Serrano dispuso que se entreguen carpas a los sectores rurales de Muisne

El ministro José Serrano en  Chamanga, provincia de Esmeraldas, este lunes 23 de mayo del 2016. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

El ministro José Serrano en Chamanga, provincia de Esmeraldas, este lunes 23 de mayo del 2016. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Martha Cordova

El Ministro José Serrano ordenó que se entreguen 15 carpas a los recintos rurales del sector del del cantón Muisne . Algunos de los residentes de Maldonado, 10 de Agosto y Bellavista serán los beneficiados, aunque no estaban del todo convencidos.

"En los albergues de Chamanga se garantiza salud, seguridad, alimentación. Además el Presidente garantizó la entrega de una vivienda", respondió con insistencia el ministro Serrano a los que se le acercaban a preguntarle.

María Ortiz, César Chérrez y Humbolth Ortiz, quienes viven en las zonas rurales, no quieren dejar sus tierras para ir a Chamanga. Ellos viven a 20 minutos al norte muy cerca de Mompiche (Esmeraldas), donde fue el epicentro de los dos movimientos telúricos del pasado miércoles.

"Nosotros hemos venido a pedir unas carpas que las queremos instalar a lo que quedan de nuestras casas. La gente del Miduvi dice que no, que solo si venimos al albergue nos la dan", dijo César Chérrez, padre de 3 hijos.

María y Humbolth Ortiz, junto a los vecinos de Bellavista, instalaron su propio albergue donde conviven 25 familias y 120 persona en total. "La cocina es comunitaria, los colchones nos regalaron las personas que venían por la carretera a entregar sus donaciones. Personas particulares o camiones de empresas".
Dicen que los días posteriores al terremoto recibían kits de alimentos con mayor frecuencia, pero que ahora reciben con mayor espacio de tiempo.

El ministro Serrano pidió que su disposición se cumpla en 24 horas y pidió que los miembros de la Policía y el Ejército lleven estas carpas a las parroquias rurales.

El secretario de estado llegó en horas del medio día cuando el calor y la temperatura alta (más de 32 grados centígrados) se hicieron presentes. Al caminar por la vía con personal militar, policial, y del Ministerio de Bienestar Social, se desvió hasta donde estaba un vendedor de naranjas peladas.

Tomó una decena de naranjas y las empezó a repartir antes de degustar para aliviarse del calor. Al final canceló USD 10, aunque el vendedor, se puso nervioso y no supo cuántas naranjas mismos se consumieron.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (6)