27 de agosto de 2015 22:35

José Mujica aclamado por estudiantes brasileños por cátedra sobre la vida

El expresidente José Mujica recibió el premio Personalidad Sur 2015. Foto: Tasso Marcelo / AFP

El expresidente José Mujica recibió el premio Personalidad Sur 2015. Foto: Tasso Marcelo / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 37
Agencia EFE

El expresidente de Uruguay José Mujica fue aclamado hoy, 27 de agosto de 2015, en Río de Janeiro por miles de estudiantes brasileños, a quienes impartió un aula magistral en la que se propuso "encender" sus mechas mediante una reflexión sobre temas tan diversos como la juventud o la situación latinoamericana.

Atónito ante la sonora ovación con que fue recibido por los miles de estudiantes que se tomaron el anfiteatro de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y un estacionamiento vecino en que su discurso fue retransmitido en una pantalla gigante, "Pepe" Mujica quiso dejar claro desde el principio, ya con sus primera palabras, que "nadie es más que nadie".

"A los ochenta años yo no vengo a buscar un aplauso, vengo a encender la mecha de la militancia por las causas nobles", confesó Mujica ante los estudiantes de la universidad pública y numerosos curiosos que acudieron a una aula con puertas abiertas.

El exmandatario, que presidió Uruguay entre 2010 y 2015, dijo a los jóvenes que su futuro depende de la "claridad" que tengan en su actual momento vital, cuando están formándose como personas, y les invitó no sólo a "soñar" sino también a "luchar" para así poder crear "herramientas políticas de compromiso colectivo".

"No cometan los errores de mi generación, cometan los suyos", pidió el exguerrillero, cuyo paso por el grupo guerrillero Tupamaros le dejó de recuerdo seis heridas de bala y los 14 años de prisión cumplidos durante la dictadura uruguaya (1973-1985).

Mujica exhortó a los presentes a desconfiar de los "enamorados del dinero" y a buscar valores que están muy por encima de la posesión material, ya que la actual civilización, dijo, "no tiene conciencia, tiene caja fuerte".

El ahora senador, que dejó la presidencia de Uruguay el pasado mes de marzo, advirtió a los jóvenes que los problemas de valores no los arreglan los Gobiernos y les advirtió que tendrán que ser ellos mismos quienes enarbolen la "bandera de la igualdad".

Mujica, que se encontraba hoy en la Cidade Maravilhosa para recibir el premio Personalidad Sur 2015, concedido por la Federación de Cámaras de Comercio e Industria de Sudamérica (Federasur), habló también sobre los grandes problemas que, según él, lastran a Sudamérica.

"El mayor problema de América Latina es la desigualdad", remarcó este presidente que durante su mandato se ganó el corazón de millones de personas en todo el mundo gracias a su sencillez y austeridad.

De acuerdo con el expresidente uruguayo, Sudamérica "está convulsionada", pero no sólo por la amenaza de la derecha, sino también por la falta de unión, tanto de las fuerzas políticas de izquierda, como de los países que conforman el continente entre sí.

"Muchachos, no tienen porqué dejar de ser brasileños, pero tienen que ser latinoamericanos", dijo Mujica, contestando así sin saberlo a una de las principales inquietudes que se podía palpar en la platea durante toda la jornada.

"Esperamos que hable de la situación de América Latina y de nuevas posibilidades para su configuración política", comentó a Efe momentos antes del inicio de la charla la profesora de Historia de la UERJ Carina Martins Costa, que confesó además que el líder uruguayo representa "esa vía que lo brasileños tanto buscamos".

Sin embargo, más allá del discurso de hermandad continental en el que condenó "movimientos golpistas", el exmandatario hizo énfasis en que "hay que empezar a pensar como especie, no como país"; una especie que no debería anhelar tanto la igualdad de género, como la "igualdad de derechos", apuntó Mujica.

El socialista, que aceptó preguntas por parte de los presentes, fue cuestionado por algunos temas de actualidad en Brasil.

Principalmente sobre la posible reducción de la edad penal, como consecuencia de una propuesta de enmienda constitucional que habrá de ser votada en el Senado próximamente, y sobre la posible despenalización del consumo de la marihuana en el país, a la espera de una sentencia del Tribunal Supremo Federal que podría sentar jurisprudencia.

Respecto al debate de la reducción penal de los 18 a los 16 años, Mujica dejó claro que no cree que "el camino de despenalizar las penas ayude", y menos en Latinoamérica donde las cárceles son auténticas "universidades del crimen".

En cuanto a la marihuana, Mujica quiso dejar claro que lo que se aprobó bajo su mandato en Uruguay en 2014 fue "su regulación, no su legalización", ya que, pese a la importancia de sacar el consumo de la clandestinidad, el expresidente uruguayo afirmó no creer "que ninguna adicción sea buena, salvo la del amor".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)