25 de febrero de 2018 00:00

Jorge Gallardo Zavala: ‘Sin estabilidad fiscal no hay reactivación del país’

Jorge Gallardo, exministro de Economía. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Jorge Gallardo, exministro de Economía. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 25
Mónica Mendoza.  
Macroeditora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Entrevista a Jorge Gallardo Zavala, exministro de Economía.

El Gobierno se apresta a anunciar un plan económico, ¿qué debiera considerarse en ese plan en el actual escenario político?

Creo que será un documento interesante, pero me parece inaudito que a los nueve meses de Gobierno recién vamos a tener un plan económico, con una crisis tan profunda como la que atraviesa Ecuador. Tiene que enfocarse en dos puntos fundamentales: uno que hace relación al reajuste de las cuentas públicas para ir reduciendo el déficit fiscal y, por lo tanto, contener el endeudamiento público. El segundo aspecto es tomar medidas de política económica y comercial que permitan mejorar la competitividad del sector externo.

¿Por dónde comenzar?

Quiero decirle al Presidente que la estabilidad fiscal es necesaria, pero la reactivación económica no se logra hasta que no se consiga el equilibrio de los indicadores macroeconómicos. No hay que crear expectativas falsas. Hay que decirle al país que el plan no va a producir resultados de la noche a la mañana.

¿El escenario actual plantea límites políticos para ese plan económico?

Hay un sector del partido de Gobierno que tiene una propuesta distinta, pero será la decisión política del Presidente escoger por cuál de los dos caminos quiere conducir al país: del crecimiento o del estancamiento y de reformas que complican la conducción de la política económica.

¿Por dónde se debe empezar: el ajuste fiscal o la competitividad?

Las dos tienen que ir de la mano. La parte fiscal se maneja mucho a través de decisiones administrativas. Va a necesitar ciertas reformas, pero las más importantes están por el lado de mejorar la competitividad, como la eliminación de impuestos distorsivos, como el anticipo del impuesto a la renta y la salida de divisas (ISD).

El plan es eliminar el ISD para nuevas inversiones.

Tampoco estoy proponiendo que se elimine el ISD de una sola, porque eso significa ampliar un desfinanciamiento de más de USD 1 000 millones, que es lo que rinde ese impuesto. Pero puede irse reduciendo gradualmente para que cuando concluya el Gobierno ya no exista ese ISD.

¿Cómo puede lograrse la estabilidad fiscal?

La estabilidad fiscal hay que atacarla por el lado de los ingresos y de los gastos. Es importante atraer la inversión. Y se hace imperiosa la reestructuración de la deuda externa. Los gastos de intereses cada día son mayores y eso ejerce presión en los recursos públicos distrayéndolos de inversiones en educación, salud, etc., necesarios en un país que va a entrar en una transición.

¿El ajuste implica reducir el tamaño de la burocracia?


No necesariamente. Lo que se necesita es que se contraten especialistas, que sí existen en el Ecuador, en administración de Recursos Humanos para que hagan una evaluación del tamaño del Estado y entrar en un programa de readecuación de personal en los años que le faltan de Gobierno.

¿Son tres años para una transición y dejar el camino listo para el desarrollo?

Se necesitan medidas que le garanticen al ciudadano que esa estabilidad fiscal se haga en estos tres años. Es decir, que el déficit que ha provocado el aumento de la deuda pueda ser contenido y que el próximo gobierno tome un país distinto. Solo para el servicio de la deuda externa para los próximos cuatro años, hasta el 2021, se van a destinar USD 5 000 millones, en promedio, al año. Y eso considerando que el país no recurra a más deuda, lo cual es imposible en la circunstancia actual.

¿Qué se debería hacer?

Se debe entrar a una reestructuración, tal como lo hicimos en el 2000 en la época de la presidencia de Gustavo Noboa, que canjeamos los bonos que estaban vencidos por los Global, a mejores plazos y reduciendo de manera importante el ‘stock’ de la deuda.

¿Las medidas de la última reforma tributaria han dado resultados?

En absoluto. Eso fue una ley recaudatoria que lo que ha hecho es contraer más la economía. Sin la contratación de deuda externa Ecuador no registraría estos magros crecimientos de 1,5 y 2% que -se dice- que va a crecer. Crece porque se está endeudando y no por inversión productiva.

¿El país debe llegar a un acuerdo con el FMI?

Sí. Y con el Banco Mundial, el BID, la CAF, el banco europeo y formar un paquete financiero que permita financiar el programa de reactivación que quiere implantar el Presidente. Si no hay recursos, ese plan no va a ningún lado.

¿De qué depende que el Gobierno llegue a eso?

Decisión política. Nada le impide como miembro del FM y el BM tocar las puertas. Solo que tiene que hacer bien la tarea. El FLAR, el año pasado, no desembolsó 637 millones porque no está de acuerdo con las cifras que le están presentando. Es un peligro que se nos cierren las puertas de organismos internacionales.

Hoja de vida 
Ingeniero comercial. Consultor económico y financiero. Es Director de Investigación de la Fundación Ecuador Libre. Uno de los 20 expertos del Foro de Economía y Finanzas Públicas que hizo 11 propuestas al presidente Lenín Moreno e integra la veeduría de deuda pública convocada por la Contraloría del Estado. Fue Ministro de Economía en los gobiernos de Rodrigo Borja y Gustavo Noboa, exdirector del Centro de Estudios Económicos y Financieros de la UESS.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (17)