25 de febrero de 2016 06:25

Japón prueba su primer caza furtivo de fabricación íntegramente nipona

El avión caza furtivo  X-2 superó con eficacia las pruebas a las que fue sometido en Japón. Foto: Flickr

El avión caza furtivo X-2 superó con eficacia las pruebas a las que fue sometido en Japón. Foto: Flickr

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

Japón completó el jueves 25 de febrero del 2016 con éxito la prueba en pista de su prototipo de caza furtivo, el X-2, su primer modelo de desarrollo íntegramente nipón que convierte al país asiático en el cuarto del mundo en contar con este tipo de aeronave.

El X-2 fue probado en la pista de despegue del aeropuerto de Nagoya (centro de Japón) bajo la supervisión del ministro nipón de Defensa, Gen Nakatani, quien afirmó que el proyecto "avanza con firmeza", según la cadena estatal nipona NHK.

El avión, también conocido como Shinshin por el nombre del proyecto de carácter clasificado hasta su presentación oficial el pasado enero, ha sido desarrollado por el Ministerio de Defensa con la participación de Mitsubishi Heavy Industries y otras 200 empresas niponas.

Su desarrollo ha llevado siete años, ha costado USD 35,5 millones de y supone un paso clave tanto para la modernización de las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército) de Japón como para la reciente apertura del país asiático a la exportación de equipamiento militar.

El X-2 supone "una gran esperanza para el futuro de la aviación nipona" y para "la innovación tecnológica en la industria nacional", afirmó Nakatani en declaraciones a los medios locales.
El prototipo, que realizará próximamente su primer vuelo de prueba, se caracteriza por su alta capacidad de maniobra y por el diseño de su fuselaje, que le hace prácticamente indetectable a los radares.

El Ministerio de Defensa nipón continuará realizando pruebas con el avión durante 18 meses para evaluar su rendimiento, y para 2018 decidirá si comienza a producirlo en serie o si combina la tecnología de este prototipo con otras extranjeras, informó por su parte el diario nipón Nikkei.

El objetivo final es encontrar un sucesor para el F-2, el caza desarrollado conjuntamente por Japón y Estados Unidos que está en servicio desde 2000 y que Tokio prevé retirar para 2028.

El Ejército de Estados Unidos cuenta ya con varios modelos operativos de cazas con tecnología furtiva, mientras que Rusia y China también han realizado pruebas con este tipo de aeronaves.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)