11 de junio de 2015 18:59

La izquierda mexicana se fractura por el proyecto personal de López Obrador

Varias papeletas de votación aparecieron con la leyenda “Por culpa del PRD faltan 43”, en las últimas elecciones. Foto: AFP

Varias papeletas de votación aparecieron con la leyenda “Por culpa del PRD faltan 43”, en las últimas elecciones. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP
Ciudad de México

La ruptura histórica de la izquierda mexicana se profundizó por el golpe que le asestó su excandidato presidencial, el controvertido Andrés Manuel López Obrador, cuyo naciente partido arrebató terreno al tradicional Partido de la Revolución Demócratica (PRD) en la reciente elección legislativa.

El aguerrido político renunció al PRD en septiembre de 2012, dos meses después de su segunda candidatura fallida a la presidencia, y fundó el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) , que logró ser reconocido como partido en julio de 2014 y fue uno de los grandes ganadores de las elecciones intermedias del domingo pasado.

Con menos de un año de vida, Morena ganó 8,37% de los votos en la Cámara de Diputados, restando prácticamente ese mismo porcentaje al PRD.

Un día después del voto, López Obrador confirmó lo esperado: será candidato presidencial por Morena en 2018.

“La tercera es la vencida” , prometió en un video lanzado en redes sociales este político de 61 años, que arañó la Presidencia en 2006, cuando la perdió por menos de un 0,50% ante Felipe Calderón en una elección que tachó de fraudulenta.

El ascenso de la formación de López Obrador lastimó fuertemente al PRD, que pasó de tener un 18,4% de los votos en los comicios de 2012 a un 10,83% el domingo y podría perder casi la mitad de sus escaños (de 99 a entre 51 y 60 diputados) , mientras que Morena obtendría entre 34 y 41, según estimaciones oficiales.

Tras el descalabro electoral, el presidente del PRD, Carlos Navarrete, reconoció que la izquierda mexicana “tiene la peor división en su historia” .

De forma simbólica, la Ciudad de México -un bastión del PRD con el que López Obrador fue alcalde entre 2000 y 2005- quedó dividida entre los dos partidos de izquierda.

“La apuesta de López Obrador era rebasar al PRD” , pero no lo logró, dijo a la AFP José Antonio Crespo, analista político del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Ahora, “hay que ver qué pasa con el PRD, si se sostiene o se derrumba, y si López Obrador consigue el efecto que busca: convertirse él y Morena en la fuerza hegemónica de la izquierda ” , apuntó.

El efecto Ayotzinapa

Para Marco Aurelio González, catedrático de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, el PRD enfrenta “ su posible desaparición resultado de un continuo desgajamiento ” de sus militantes hacia Morena, pero también del llamado caso Ayotzinapa.

La desaparición de los 43 estudiantes de esta escuela de maestros de Guerrero (sur) en septiembre pasado y su presumible masacre con la complicidad de un alcalde del PRD y bajo un gobernador también perredista, “le costó muchos votos” a la formación, asegura González.

De hecho, sufrió un “ voto de castigo ” en ese violento estado, donde se estima que el partido de Peña Nieto (PRI) le quitó la gobernación.

Pero, viendo hacia el futuro, el interrogante ahora es si las izquierdas podrán salvar distancias para presentar una candidatura unida en 2018.

“Para López Obrador, el candidato debe ser López Obrador. Por eso, cuando ya no vio garantizada su candidatura dentro el PRD, se salió para tenerla con un partido propio a costa de la división que estamos viendo ahora en la izquierda” , comenta Crespo.

El rostro más conocido de la izquierda mexicana ya ha advertido que con su antiguo partido no va “ni a la esquina” y prefiere apuntar hacia los políticos independientes, cuyas candidaturas fueron inauguradas en esta elección.

“Son tiempos nuevos. Debe buscarse la alianza con los ciudadanos, no con los partidos, que han dejado de ser opción alternativa porque han perdido autoridad moral, porque se han adherido al régimen. Nosotros lo que buscamos es un cambio de régimen” , dijo López Obrador a la emisora Radio Fórmula.

Para Crespo, aún cuando las izquierdas reagrupen fuerzas en torno de López Obrador, la candidatura tendría pocas posibilidades.

“ El año 2006 era el momento de la izquierda, pero López Obrador cometió en campaña todos los errores posibles y perdió 10 puntos de ventaja. En 2012 pudo haber ganado un candidato de la izquierda distinto a López Obrador, pero él se impuso ” , dice Crespo, aludiendo a la megalomanía que muchos achacan al político de Tabasco (sureste) .

Sin embargo, Marco Aurelio González ve en la plataforma de Morena y el carácter popular de López Obrador una “ seria apuesta para la presidencia ” en 2018.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)