11 de diciembre de 2014 12:38

Estado Islámico pide un USD 1 millón por el cuerpo de James Foley

2James Foley fue decapitado el 19 de agosto último. Foto: Archivo/ LA NACIÓN de Argentina.

James Foley fue decapitado el 19 de agosto último. Foto: Archivo/ LA NACIÓN de Argentina.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diario La Nación de Argentina
Logo GDA

La perversidad de Estado Islámico no encuentra límite. Después de las decapitaciones que horrorizaron al mundo, el grupo yihadista encontró cómo hacer redituables esas muertes. Según fuentes que están en contacto con los militantes, citados por el sitio BuzzFeed, la organización puso un precio al cuerpo sin cabeza del estadounidense James Foley, el primer occidental al que mataron en un cruento video el pasado agosto.

Las tres fuentes consultadas por el diario estadounidense, que pidieron el anonimato para proteger su seguridad, serían intermediarios en un eventual acuerdo para la venta del cuerpo del fotorreportero, que tenía 40 años al momento de su muerte.

Según esos intermediarios, Estado Islámico (EI) pide USD 1 millón por el cuerpo de Foley, que entregaría en la frontera con Turquía. Además, afirmaron que están dispuestos a proporcionar una muestra de ADN para confirmar que se trata del periodista estadounidense.

Uno de los intermediarios es un excombatiente rebelde sirio que comenzó a relacionarse con EI al inicio de la guerra civil en Siria. Según dijo, ya tiene experiencia como intermediario en las negociaciones de rehenes con el frente Al-Nusra, la rama siria de Al-Qaeda, y con el propio Estado Islámico. Para demostrar la veracidad de su relato, mostró videos inéditos de rehenes occidentales en manos de Al-Nusra que tiene guardados en su iPhone.

Este exrebelde dijo que un líder de EI le pidió que encontrara un canal de contacto con el gobierno de Estados Unidos o directamente con la familia de Foley. Al igual que las otras fuentes, señaló que el precio es de USD 1 millón y que existe la promesa de una prueba de ADN. "Piden un millón de dólares y enviarán ADN a Turquía, pero quieren el dinero primero. No van a dar el ADN sin el dinero", contó sobre el modus operandi.

Este intermediario considera que su trabajo es 'humanitario' porque dice que su principal motivación es ayudar a la familia de Foley dar por cerrado su duelo con el cuerpo del periodista en su país.

Otro de los intermediarios, un hombre de negocios que ya ha participado en entregas de rehenes de EI, fue más sincero: "Esto es un negocio", dijo, sobre las comisiones que cobran por este trabajo.

Tanto el excombatiente rebelde como el empresario coincidieron en que una importante pieza en las negociaciones sería un funcionario de alto rango en el Ejército Libre Sirio, la coalición rebelde respaldada por Estados Unidos, que participó en las conversaciones anteriores de Estado Islámico para la entrega de rehenes estadounidenses y europeos.

Temor a Estados Unidos

En una entrevista en Turquía con BuzzFeed, este funcionario de la FSA expresó su consternación porque el intento de venta de los restos de Foley se había filtrado y le exigió al periodista que no publicara un artículo sobre el tema para no sabotear un potencial acuerdo. Su mayor temor, dijo, era que el gobierno de Estados Unidos quisiera frenar la oferta apenas se entere.

Después de haber permitido que los rehenes estadounidenses murieron en manos de EI en su misión por no entregar dinero al grupo yihadista, el gobierno de Barack Obama no permitiría un acuerdo ahora, reflexionó esa fuente, que se considera el 'gerente' de las negociaciones.

Los padres de Foley habían dicho que el gobierno de Estados Unidos los habían amenazado con procesarlos si pagaban un rescate por la liberación de su hijo.

Ante la reticencia de algunos países, como Estados Unidos y Gran Bretaña, a pagar rescates por los rehenes en manos del violento grupo, Estado Islámico sumaría así nuevos dólares a sus arcas. Más dinero entró en los acuerdos con países europeos para liberar a por lo menos 15 de los 23 rehenes occidentales que tienen secuestrados en Siria.

Después de la muerte de Foley, la primera en conmocionar al mundo, siguieron las decapitaciones grabadas en video del periodista estadounidense Steven Sotloff, los asistentes humanitarios Alan Henning (Gran Bretaña) y John Cantlie (Estados Unidos). Otra asistente humanitaria, estadounidense y de 26 años, sigue en manos de Estado Islámico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)