7 de enero de 2016 12:09

El irrespeto al semáforo, la falta más común

En la av. Alonso de Ángulo y César Chiriboga está instalada una cámara de fotomulta. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En la av. Alonso de Ángulo y César Chiriboga está instalada una cámara de fotomulta. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Mayra Pacheco
Redactora (I)
mpacheco@elcomercio.com

En el primer año de control con las cámaras de fotomultas se han registrado 59 279 infracciones de tránsito, entre enero y diciembre del 2015. La falta más común de los conductores es el irrespeto al semáforo, luego está la invasión del carril exclusivo.

Según las cifras recogidas por la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), durante el 2015, hubo 48 732 faltas por pasar por alto la luz roja del semáforo y 10 547 por circular por los carriles exclusivos.

Las cerca de 63 cámaras, entre fijas y móviles, están en vías principales como: la Alonso de Ángulo, Mariscal Sucre, América, 12 de Octubre, Amazonas, entre otras. Los equipos se encuentran sobre pedestales ubicados a unos 30 metros del semáforo, pero para algunos conductores estas todavía pasan inadvertidas.

En la intersección de la avenida Alonso de Ángulo y César Chiriboga, en el sur, ayer entre las 09:00 y 09:15, seis conductores y un ciclista avanzaron en sus recorridos a pesar de que el semáforo estaba en rojo. Los otros choferes, generalmente, se detenían antes del cruce cebra.

Sistema de fotomultas

Alfonso Gallardo, morador y usuario de esta vía, comentó que se requiere educar a los conductores para que se respete la normativa de tránsito. En ocasiones, relató que cuando el semáforo está en rojo los choferes de atrás tocan insistentemente la bocina para que las personas que están en los vehículos de adelante avancen. “He tenido que bajarme del carro para decirles que en la zona hay cámaras”.

Para Wilson Catota, otro conductor, en las zonas donde se encuentran instalados estos equipos tecnológicos se requiere poner una señalética especial. Él consideró que así los usuarios podrían tomar precauciones y respetar la ley.

En este nuevo año, la AMT tiene previsto reubicar los equipos en otros sectores, dar mantenimiento a los dispositivos, reparar los 10 aparatos que están dañados. No se comprarán más cámaras fotomultas, sostuvo Fausto Miranda, supervisor de la AMT.

Para Juan Francisco Arias, especialista en Transporte y Movilidad, la entidad municipal debería también analizar cuáles fueron las causas por las que se cometieron las infracciones durante este primer año. Él aseguro que aparte del desconocimiento de los conductores, infiere la escasa señalización, la falta de controles, fallas en la infraestructura vial, la programación de los semáforos, entre otros.

Por esto planteó que una vez que se identifiquen los motivos se tomen acciones. “Lo importante no es la multa, sino prevenir las infracciones de tránsito y generar seguridad en las vías (...) Hay que informar los sitios donde están instalados estos dispositivos”.

Las infracciones detectadas con estas cámaras son sancionadas con multas pecuniarias. No hay reducción de puntos a la licencia de conducir. La multa recae sobre el propietario del vehículo, según la norma de Tránsito.

Para este 2016, las infracciones detectadas con estos equipos tecnológicos serán sancionadas con USD 109,8 si se irrespeta el semáforo y con 36,6 si se invade los carriles preferenciales, según establece el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Este año por renta de inversiones y multas, el Municipio aspira a recaudar USD 14,8 millones. Esto es 2,4 millones más de lo planteado en el 2015.

El sistema de notificación de las infracciones detectadas con las cámaras de fotomultas se mantendrá. Una vez validada la información, las boletas de las faltas se remitirán al domicilio del dueño del carro, con el que se irrespetó la ley.

La entrega se hará a las 72 horas (tres días) de cometida la infracción. Si el presunto infractor reside fuera de la ciudad esta llegará después de las 96 horas (cuatro de días) de que se registró la infracción. La persona que recibe esta amonestación tendrá tres días para apelar en los juzgados.

Las cámaras de fotomultas operan de lunes a domingo, entre las 06:00 y 21:30. En la noche y madrugada estas no registran las faltas por cuestiones de seguridad.

En contexto
Las 63 cámaras de fotomultas, que están en la zona urbana, se encuentran operativas desde el 12 de enero del 2015. Estas registran el irrespeto al semáforo y la invasión de los carriles exclusivos. La sanción recae sobre el propietario del vehículo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (4)