9 de febrero de 2015 11:20

Ejército de Iraq prepara gran ofensiva terrestre contra Estado Islámico

Soldados iraquíes revisan un helicóptero militar destruido en Samara (Iraq) hoy, miércoles 4 de febrero de 2015. Los dos pilotos iraquíes resultaron heridos en el accidente ocurrido ayer durante confrontaciones con el Estado Islámico, según medios locales

Soldados iraquíes revisan un helicóptero militar destruido en Samara (Iraq) hoy, miércoles 4 de febrero de 2015. Los dos pilotos iraquíes resultaron heridos en el accidente ocurrido ayer durante confrontaciones con el Estado Islámico, según medios locales. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

Con el apoyo de la coalición internacional, las fuerzas iraquíes perfilan una gran ofensiva terrestre para expulsar al grupo Estado Islámico (EI) de las regiones que ocupa al norte y al oeste de Bagdad, donde dos atentados suicidas han dejado cerca de 40 muertos en tres días.

Aunque la capital iraquí se encuentra a salvo de ataques de gran envergadura del grupo yihadista, sigue viéndose golpeada por atentados suicidas como el que este lunes, 9 de febrero de 2015, mató a 14 personas en un barrio de mayoría chiita.

El sábado, 23 personas murieron en un ataque similar en Bagdad, donde se mantiene el levantamiento del toque de queda nocturno, cuyo fin celebraron los habitantes como una liberación.

Después de seis meses de bombardeos aéreos en Iraq, primero por parte de Estados Unidos y después de la coalición internacional, y tras algunos éxitos sobre el terreno que han sido significativos pero limitados geográficamente, el ejército iraquí va a lanzar una “campaña terrestre” en las “próximas semanas”.

El anuncio lo hizo en Ammán el coordinador norteamericano de la coalición, John Allen, quien aseguró que las fuerzas aliadas darán un “importante apoyo en potencia de fuego”.

Según el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, la coalición antiyihadista, que ha realizado al menos 2 000 incursiones en Iraq y Siria desde su puesta en marcha en septiembre, ya ha dado sus frutos, pues ha permitido recuperar una “quinta parte” del territorio controlado por el EI.

Los ataques aéreos “han privado a los insurgentes de la utilización de más de 200 infraestructuras gasistas y petroleras (...), han perturbado la cadena de mando de los yihadistas (...), han puesto presión sobre sus finanzas y han dispersado sus fuerzas”, dijo Kerry en la conferencia de seguridad de Múnich, en Alemania, este fin de semana.

Miembro de la coalición que bombardea al EI en Siria, Jordania ha aumentado su implicación en la lucha contra los yihadistas desde el anuncio de la ejecución de uno de sus pilotos, capturado en diciembre.

Ammán, que afirma haber destruido 56 objetivos de los yihadistas en tres días -un “20% de su capacidad de combate”, ha bombardeado también en Irak, siendo el primer país árabe en hacerlo en este país, al menos oficialmente.

El grupo yihadista Estado Islámico está acusado de crímenes contra la humanidad y limpieza étnica en los territorios que controla en Siria e Irak.

Desde principios de mes, se han descubierto dos fosas comunes con una veintena de hombres, mujeres y niños de la minoría yazidí en cada una, en el norte de Irak.

En Siria, los combatientes kurdos han retomado el control de un tercio de los pueblos que rodean Kobane, tras expulsar al EI a finales de enero de esta ciudad fronteriza con Turquía, si bien 200 localidades siguen en manos de los yihadistas, según una ONG.

15 muertos cerca de Damasco

Mientras, en la vecina Siria, el ministro de Exteriores Walid Mualem se opuso este lunes a toda intervención terrestre en su territorio para combatir al grupo yihadista. “No permitiremos ninguna violación de nuestra soberanía”, dijo refiriéndose a informaciones aparecidas en prensa sobre una eventual entrada de tropas extranjeras en el país.

El régimen de Bashar Al Asad lucha desde hace cuatro años contra una rebelión interna, pero el conflicto ha quedado en parte eclipsado por el ascenso de grupos como el Estado Islámico.

El lunes, al menos 15 personas murieron en bombardeos del régimen a Duma, bastión rebelde cerca de Damasco, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

La muerte que aún no ha sido confirmada es la de la rehén estadounidense Kayla Jean Mueller, trabajadora humanitaria de 26 años. Los yihadistas aseguran que murió en un ataque de la aviación jordana en Raqa, la “capital” siria del EI, pero Washington dice no disponer de pruebas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)