12 de noviembre de 2017 00:00

La constructora Odebrecht envió USD 156 millones a seis países

En septiembre, la Fiscalía levantó indicios en las oficinas de Odebrecht, en el norte de Quito. Foto: cortesía Fiscalía.

En septiembre, la Fiscalía levantó indicios en las oficinas de Odebrecht, en el norte de Quito. Foto: cortesía Fiscalía.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 26
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Javier Ortega
Redactor (I)

A 10 600 kilómetros de Ecuador está Namibia, un país ubicado en el suroeste de África, en pleno Océano Atlántico. En el 2010, Odebrecht sacó desde Quito 14,3 millones a esa nación. Es uno de los envíos más altos que registró la constructora brasileña desde el territorio ecuatoriano.

Entre el 2009 y el 2016, el Departamento de Inteligencia Tributaria del SRI identificó esa y otras salidas de divisas a Namibia Brasil, Estados Unidos, Suiza, Austria y Bahamas, principalmente.

En total, Odebrecht sacó USD 156 millones a esos territorios. Ahora, esta información financiera es parte de una investigación que abrió la Fiscalía por posible defraudación tributaria. Los agentes rastrean a las empresas que recibieron ese dinero y si se trató de sociedades ‘offshore’.

De estos países, solo Bahamas es considerado como un paraíso fiscal por el SRI. En el 2009, a esa nación llegaron 1,3 millones desde las cuentas de Odebrecht en Ecuador.

Con estos datos, en marzo pasado, el SRI denunció el posible fraude al Fisco y la Fiscalía empezó a rastrear, de forma reservada, todos los movimientos financieros de la empresa brasileña.

El próximo martes 14 de nociembre de 2017, las autoridades judiciales imputarán cargos en contra de tres exdirectivos de la constructora en Ecuador, y a su actual apoderado, Mauro Hueb.

Los tres exfuncionarios señalados son Junior Sadinoel de Freitas, Enrique Brito y José Conceição Santos.

Según la Superintendencia de Compañías, Sadinoel de Freitas dirigió las oficinas de Odebrecht en Ecuador durante seis períodos distintos (1997, 2000, 2003, 2006, 2015 y 2016).

Conceição Santos, en cambio, estuvo al frente de la constructora en el 2012 y en el 2015. Él ya enfrentó un proceso penal por posible asociación ilícita, pero la Fiscalía lo exculpó hace cinco días debido al acuerdo de cooperación eficaz que suscribió con la entidad y porque ya paga una condena de ocho años en Brasil.

Sobre Brito se conoce que fue el contador oficial de Odebrecht en el país y estuvo a cargo de levantar los reportes contables que la empresa brasileña remitía año a año al SRI.

En la denuncia penal, la entidad tributaria asegura que la compañía pudo haber omitido ganancias en esos reportes. Además, existiría una diferencia entre sus ingresos y declaraciones por 120 millones.

EL COMERCIO accedió al informe que el Departamento de Inteligencia Tributaria envió a la Fiscalía. Allí se advierte que Odebrecht no pagó impuestos en los períodos 2010, 2011 y 2012, debido a que declaró haber tenido pérdidas.

En esos tres años, la constructora tuvo ingresos por USD 90,5 millones, pero reportó gastos superiores a los USD 150,8 millones. Es decir, no generó ninguna utilidad.

Esos datos llamaron la atención al SRI y ahora la Fiscalía indaga si es que la empresa brasileña pudo haber maquillado sus cifras económicas. Esta sería una de las modalidades usadas para la defraudación.

El otro mecanismo detectado por las autoridades es el uso de empresas fantasmas. Según el SRI, en el 2014 y 2015, Odebrecht ocultó ganancias facturando pagos inexistentes a las compañías Transpyase, Servyciconti, Ferretonal, Integrated Services y Servibonus.

¿Qué dice Odebrecht? El viernes 10 de noviembre de 2017, este Diario intentó obtener una versión oficial, pero se informó que no emitirán ninguna declaración.

En junio pasado, en medio del escándalo de corrupción por el pago de sobornos en Ecuador, Sadinoel de Freitas, entonces apoderado de la constructora, ofreció disculpas públicas por las actividades ilícitas realizadas en el país.

Además, dijo que la empresa hizo una “profunda reestructuración corporativa”, a través de mecanismos “de control y de gobernanza con cero tolerancia a las prácticas ilícitas”.

Pero Inteligencia Tributaria también advierte haber encontrado transacciones que no se justifican en las declaraciones. Por ejemplo, pagos a proveedores jurídicos y financieros. En un informe enviado al SRI, la empresa brasileña señala que desde el 2010 hasta el año pasado canceló al menos USD 11,3 millones a asesores jurídicos y financieros. No se descarta que el monto pueda ser mayor, según el SRI.

El Código Penal establece 19 formas de defraudación tributaria. En este caso, la Fiscalía indaga el uso de facturas falsas y la supuesta omisión de gastos, ingresos y deducciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (25)
No (2)