27 de November de 2009 00:00

La investigación le dio la ‘A’ a la Espol

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Ocupa el puesto 1 059 en el Ranking Mundial de Universidades en la Web. Esto de un total de 6 000 instituciones. Desde julio está entre las 62 Instituciones Superiores de Iberoamérica.

Y tras el informe del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior (Conea) alcanzó la categoría A. El puntaje es un reconocimiento a la calidad en educación de la entidad, de su planta docente y por su aporte a la investigación.    

Pero de forma general, la tecnología de sus laboratorios y su fuerte, las ingenierías, son el factor común para que la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) alcance esas categorías.

Fabricio Echeverría, administrador de dominio de la universidad, asegura que la próxima meta es llegar al puesto 25 de Latinoamérica en un ‘ranking’ avalado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Para entrar en la lista  se evalúa la cantidad de archivos que las universidades facilitan a través de la web y cómo la información es usada por otras entidades. Investigaciones  y análisis son algunos de los archivos descargables que las instituciones publican.

Pero antes de publicar los contenidos hay que generarlos. Para eso, profesores y alumnos trabajan en conjunto. Actualmente, la Politécnica tiene 39 carreras y cerca de 10 570 estudiantes.

En el campus Gustavo Galindo, en el noroeste de Guayaquil, se da espacio a la investigación tecnológica. En el Centro de Tecnologías de Información de la Espol (CTI) laboran 30 personas en cinco programas investigativos.

El grupo está  formado por cinco profesionales con título PhD, tres con maestrías, 10 ingenieros y 12 estudiantes. El director del CTI, Enrique Peláez, explica que los proyectos  nacieron como prototipos. Hoy prestan servicios tanto en la Espol como en organizaciones de otras provincias.

En el parámetro de investigación, el Conea hace una acotación. El informe, en el que incluye a la Espol en el grupo de las 11 instituciones ‘A’,  recalca la necesidad de optimizar los productos finales de tipo de proyectos.

No obstante, su producción científica fue bien calificada. Además, para los jóvenes, participar en estos proyectos es una especie de catapulta hacia el mundo laboral. Y hay quienes   después de terminar su carrera  siguen en la Espol, pero como trabajadores.

Es el caso de Gerónimo Villón. El graduado de Análisis en Sistemas trabaja desde hace cinco años en la Secretaría Técnica Académica (STA). Él genera la información estadística de las bases de datos de la universidad.

Según datos del STA, este año ingresaron 1 193 estudiantes nuevos a la Politécnica. La carrera con más alumnos fue Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones, con 798. Le sigue  Ingeniería en Auditoría y Contaduría Pública autorizada (671) y la Tecnología en Diseño Gráfico   (654).

El subdecano de la Facultad Ingeniería en Electricidad y Computación (FIEC), Jorge Aragundi, dice que los estudiantes optan por Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones debido al “crecimiento de tecnologías como la telefonía móvil, fija e Internet”.

La Facultad de Economía y Negocios (FEN) es la de mayor número de estudiantes. Tiene 4 459. Su subdecano, Geovanny Bastidas, dice que    el perfil de negociador en el mercado internacional es lo que llama la atención.

El  desempeño profesional de los estudiantes, cuando  dejan las aulas, es otro de los puntos de análisis del Conea. El Consejo recomienda a las  universidad tipo ‘A’ optimizar los métodos de seguimiento social de sus egresados. 

Frente a una computadora, Roger Ordeñana consigue ofertas laborales para chicos. La bolsa de trabajo, a través del portal www.espol.edu.ec, es una de las plataformas de la   Politécnica.  

“El anuncio aparece publicado un solo día, los interesados envían sus hojas de vida  y yo reenvío los mails a las 150 empresas que tenemos en lista”, dice Ordeñana, asistente de selección y publicación.

Entre enero y junio pasados, 70 estudiantes encontraron empleo. El año pasado la cifra llegó a 348 politécnicos contratados.

La investigación tecnológica es el plus de la Espol 

La tecnología, ligada a la investigación, es uno de los fuertes de la Espol. El Centro de Tecnologías de la Información (CTI) es parte de este andamiaje.

Su director, Enrique Peláez, explica que ahora manejan cinco programas de investigación: dimensiones humanas de la tecnología, e-infraestructura, tecnologías para  enseñanza-aprendizaje, telepresencia y tecnología como asistente inteligente.

Este centro ha desarrollado 25 proyectos con aportes que van desde los USD 10 000 hasta los USD 2 millones. Su ejecución ha sido financiada por organizaciones internacionales a través de concurso de fondos competitivos y por el Estado.

El Centro de Investigación Científica y Tecnológica (Cicyt) tiene su propio plan: la construcción del parque del conocimiento. Con  una inversión de USD 30 millones, el sitio agrupará  áreas de nanotecnología, desarrollo sustentable y energía renovable.  

Jorge Calderón, director del Cicyt, asegura que el futuro de la ciencia en el mundo tiene tres soportes la biotecnología, la nanotecnología y la robótica. A esas tres ramas apuntan.

En los registros del centro constan 250 proyectos en  biotecnología y mecánica física. Además, el Cicyt ha formado a unos 15 PhD. En los últimos años obtuvieron financiamiento para 14 proyectos con el apoyo de universidades internacionales. 

A esto se suma la cobertura WiFi, un sistema de conexión a Internet por redes inalámbricas, el préstamo de computadoras portátiles a unos 600 estudiantes por día, y hace pocas semanas se inauguró un  nuevo laboratorio: el  de biología molecular.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)