26 de mayo de 2015 16:06

20 muertos en EE.UU. y México tras las torrenciales lluvias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Las intensas lluvias de los últimos días inundaron una gran parte de Houston, Texas (sur de Estados Unidos), y provocaron una veintena de muertos a ambos lados de la frontera con México, informaron este martes 26 de mayo del 2015 las autoridades.

Los estados de Texas y Oklahoma, y un poco más al sur, partes de México, se vieron afectados en los últimos días por una ola de mal tiempo, con varios tornados que destruyeron numerosas casas y desbordaron los cauces de los ríos.

En México, muy cerca de la frontera con Estados Unidos, ciudad Acuña se vio sacudida el lunes por el pasaje de un tornado que mató al menos a 14 personas. Se registraron vientos de 270 a 300 km por hora.

El presidente Enrique Peña Nieto visitó la ciudad devastada.
Autoridades mexicanas encontraron muerto este martes a un bebé que fue arrancado de los brazos de sus padres por el poderoso tornado y que figuraba como desaparecido.

El bebé estaba junto a sus padres en la calle cuando todos fueron catapultados por el tornado, según explicó la noche del lunes el alcalde de ciudad Acuña, Evaristo Lenin Pérez.

Fue horrible, comenzó a llover durante la mañana y el viento comenzó a levantarse, todo empezó a volar, contó una habitante de ciudad Acuña, Juanita Pérez.

El director de Protección Civil del estado de Coahuila, Francisco Martínez, dijo a la AFP que además de las personas fallecidas, 44 debieron ser hospitalizadas y 242 sufrieron heridas menores.
Centenares de casas quedaron dañadas y algunas quedaron completamente destruidas.

El lunes cayeron sobre Houston en pocas horas más de 25 cm de agua provocando las peores inundaciones en una década en la cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos.

La alcaldesa Annise Parker afirmó este martes que dos personas habían muerto la noche precedente a causa de las inundaciones.
“Hay vehículos esparcidos por toda la ciudad”, agregó Parker durante una conferencia de prensa, y precisó que los servicios de socorro verificaban si dentro de los automóviles no había quedado alguien atrapado.

“Le aseguré al gobernador (Greg) Abbott que podrá contar con la ayuda del gobierno federal”, indicó por su parte el presidente Barack Obama.

“Ya tenemos personal de la FEMA (la agencia a cargo de las catástrofes) en el lugar, están coordinando con las autoridades de Texas que gestionan las emergencias y me imagino que habrá importantes demandas a Washington. Le prometí que responderíamos a todos esos pedidos”, agregó el mandatario.

Por lo demás, alrededor de 200 espectadores que asistieron el lunes de noche al partido de básquet entre los Houston Rockets y los Golden State Warriors se tuvieron que quedar en el gran estadio en el que se desarrolló ese juego de la final de la conferencia oeste de la NBA.

El centro de la ciudad no quedó demasiado inundado, precisó Parker, pero esos espectadores no pudieron volver a sus casas después del encuentro a raíz del diluvio.

“Lluvias torrenciales cayeron poco antes del final del partido y se le pidió a muchos asistentes que se quedaran en el estadio hasta que la lluvia se calmara”, precisó Parker.

Imágenes de cadenas de televisión locales mostraban vehículos abandonados en calles inundadas, a veces con sus conductores en su interior.

Por otro lado, aumentaban los temores en el condado de Hays, también en Texas, donde las autoridades reportaban como desaparecidas a una docena de personas.

Muchas de ellas se encontraban en una casa construida sobre pilotes, que fueron arrastrados por la corriente el sábado de noche. En dicha casa estaban reunidas dos familias a causa del fin de semana largo del Memorial Day en Estados Unidos.

Allí se encontraba Laura McComb, quien estaba hablando por teléfono con su hermana cuando la casa fue arrastrada por las aguas: “Ahora estamos en una casa que flota sobre el río. Llama a papá y mamá. Te quiero. Y reza”, le dijo a su hermana según una cadena de televisión local.

Los ocupantes de la vivienda, entre ellos varios niños, siguen desaparecidos desde el sábado.

Las autoridades confirmaron además la muerte de otras dos personas en Oklahoma, estado situado al norte de Texas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)