13 de julio de 2016 12:17

El sentido de circulación de varias calles cambió en la zona de influencia del intercambiador Granados

Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Se realizan trabajos en la intersección de las avenidas De Los Granados y Eloy Alfaro. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 7
Isabel Alarcón

Los cierres de vía en las avenidas De los Granados y Eloy Alfaro generan diversas reacciones en moradores y negocios del sector. Desde el martes 12 de julio, se implementaron nuevas rutas y algunas calles cambiaron de sentido.

La calle Isla Marchena y Los Rosales se convirtieron en unilaterales en sentido sur- norte. En la calle De Los Motilones, por ejemplo, ahora solo se puede circular en sentido sur-norte. En la mañana, todavía es común ver a algunos conductores que van en sentido contrario. Cuando esto sucede, los agentes de tránsito que se encuentran en cada esquina de esta calle les indican que deben darse la vuelta.

Francisco Carrera, uno de los conductores que se equivocó de sentido, dice que se ha vuelto muy complicado transitar por la zona y más aún ahora que debe darse "un vueltón" para llegar hasta su destino. Espera que finalicen pronto los trabajos. En la calle De los Motilones es donde más se concentra el tránsito en horas de la mañana.

El agente de policía metropolitana que se encuentra en la intersección de las avenidas Granados y Eloy Alfaro tuvo que responder varias veces la pregunta: ¿cómo llegar al redondel de El Ciclista si no se puede subir por la avenida De los Granados?

Si van de norte a sur por la Eloy Alfaro pueden continuar hasta la Gaspar de Villarroel, dar la vuelta, tomar la Eloy Alfaro nuevamente y subir por la De los Motilones hasta llegar al Ciclista o de lo contrario pueden continuar por la avenida Eloy Alfaro, tomar la Queri y después la De los Rosales para subir por De las Bugambillas.

Algunos de los negocios que están sobre la avenida Eloy Alfaro también se sienten afectados por los trabajos de la construcción. Rosa C, trabajadora de una ferretería que se encuentra en esta vía, dice que las ventas han bajado en un 50% desde que inició la obra y creen que seguirán bajando como consecuencia de estos nuevos cierres.

Otras personas se muestran optimistas. Mariela Chacón dice que ahora prefiere ir caminando a su trabajo porque se hace menos que cuando va en su vehículo. A pesar de las modificaciones que ha hecho en su rutina cree que es un sacrificio que vale la pena y espera que cuando esté listo el intercambiador disminuya el tránsito en el sector.

Según los agentes de policía metropolitana, el tránsito fluyó adecuadamente durante esta mañana. Desde las 06:00 se encuentran en este punto y estarán allí hasta la tarde, cuando cambian de turno. Se espera que estos cierres continúen hasta la segunda semana de septiembre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)