21 de agosto de 2014 12:06

Internet, una herramienta para publicar desafíos peligrosos 

Piloto australiano de Red Bull, Daniel Ricciardo, toma el reto Ice Bucket Challenge para crear conciencia sobre la ELA. Foto: AFP

Piloto australiano de Red Bull, Daniel Ricciardo, toma el reto Ice Bucket Challenge para crear conciencia sobre la ELA. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP

Inmolación, canela vomitiva, competencia de 'borrachera': lejos de los famosos que se arrojan agua helada por una causa generosa, hay jóvenes que se lanzan desafíos cada vez más peligrosos en internet, a mitad de camino entre ritos de paso y exhibicionismo.

El ejemplo más reciente es el del Ice Bucket Challenge -un balde de agua fría en la cabeza a beneficio de una organización caritativa- un desafío más bien inocente que se lanzan los famosos.

Sin embargo, desde hace varios años, miles de jóvenes de todo el mundo, en su mayoría varones, se filman haciendo alarde con sus respuestas a desafíos cada vez más peligrosos, y publican su “hazaña” en internet.

Al principio se trató de desafíos entre compañeros de clase, como el pronunciar Chubby Bunny  llenándose la boca con la mayor cantidad de dulces posible, o clavar un cuchillo entre los dedos.

Luego la tendencia consistió en tragar productos que provocan el vómito: una cucharada de canela, un cacho de bananas con soda, una mezcla de coca cola con leche, bicarbonato de vinagre o filmarse padeciendo náuseas violentas.

Estos desafíos se popularizaron a través de YouTube y los videos más vistos son aquellos en los que el desafío termina mal.

A principios de 2014, la moda fue el 'neknomination' : filmarse tomando alcohol a fondo blanco, un juego que ganó adeptos en varios países y que causó varias muertes en Gran Bretaña e Irlanda. Los participantes desafiaban a sus amigos a imitarlos designándolos públicamente.

Llamar la atención a toda costa 

“En las sociedades tradicionales hacíamos pasar ritos o pruebas a los jóvenes, para convertirlos en adultos. Cuanto menos ritos de paso disponen las sociedades occidentales, más los jóvenes inventan pruebas para llamar la atención”, comenta Jocelyn Lachance, socioantropólogo de la Universidad de Pau (sur de Francia) y especialista en las prácticas digitales de los jóvenes.

“Cuando usted ve a una banda de jóvenes que saltan al mismo tiempo en un lago, verá que no saltan todos al mismo tiempo. Siempre hay una parte que es testigo y otra que pasa al acto ” , agrega. “Hoy en día, los adolescentes pueden ponerse en peligro en su rincón, filmarse y luego buscar la mirada aprobatoria. Esa búsqueda de la validación siempre existió. La diferencia es que ahora la mirada viene desde internet” .

En un desafío que se volvió viral este año en Francia y que exigía arrojarse al agua, un joven murió ahogado en Bretaña a mediados de junio pasado al ser arrastrado al fondo de un río con su bicicleta que le atrapó la pierna.

El propio co-fundador del reto del Ice Bucket Challenge (reto del cubo de hielo), Corey Griffin, de 27 años, murió ahogado el fin de semana pasado en Estados Unidos tras arrojarse al agua desde el balcón de una heladería, según la prensa norteamericana, que no aclaró si el accidente fue el epílogo de un desafío.

Para demostrar su valentía, hay gente que frente a una videocámara se administra choques eléctricos o quemaduras en el cuerpo para demostrar que resiste lo más posible. A fines de julio, los medios norteamericanos informaron sobre el caso de un adolescente que sufrió quemaduras de segundo grado tras rociarse con alcohol y prenderse fuego.

“Los adolescentes inventan ritos que implican dejarse marcas en el cuerpo”, comenta el psicoanalista Michael Stora.

“Antes estaba el 'happy slapping' en el que se filmaban dándole una bofetada a alguien, o golpeando a un profesor. Después la novedad fue la autoagresividad, sumada a la búsqueda de la primicia o de la imagen impactante, para obtener un momento de gloria. Es una manera de existir, a expensas del propio cuerpo. Hay un incremento descabellado de los casos de autoescarificaciones” .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)