21 de November de 2009 00:00

La Internet ha generado nuevos tipos de relaciones

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad

Algunos usuarios de Internet no creen que existe el concepto de infidelidad en esa plataforma. Dicen que es un juego, unas palabras...Redacción Sociedad

Algunos usuarios de Internet no creen que existe el concepto de infidelidad en esa plataforma. Dicen que es un juego, unas palabras.

Gissela Echeverría, máster en educomunicación y terapia familiar sistémica, recuerda que al otro lado de la pantalla hay una persona con expectativas, que se fabrica una ilusión de que le importa a  alguien en el mundo.
 
Ayer lo expuso como parte de su charla sobre las Relaciones de pareja y sexualidad en la posmodernidad. Habló sobre cómo ha cambiado el amor, la búsqueda de pareja, la sexualidad y la infidelidad con el uso de Internet y las nuevas tecnologías. Esto dentro del Seminario Internacional de Educación, Amor y   Sexualidad, que se desarrolla hasta hoy en el Teatro del colegio Benalcázar, en Quito.

Echeverría trabajó con 10 personas, cinco hombres y cinco mujeres. Les hizo una terapia y les pidió participar de un estudio. Así, entre otras cosas, concluyó que en las relaciones de Internet prima un acuerdo tácito, implícito de jugar a mentir.

Ella cree que la Red sirve para hacer contactos, pero que una relación implica la presencia del ser humano en vivo. Ahí entra en juego el 60% de información que da el lenguaje no verbal, tonos de voz, gestualidad, etc.

Alicia Costales, psicóloga clínica, con maestría en Psicoterapia, indica que ahora hay una cantidad de sedativos o  emplastos. Todo en apariencia hace sentir acompañado al sujeto.   La Internet o el  iPod recrean un  imaginario,  donde es posible llenar la falta desde afuera.  Pero  “la  mujer y  el hombre sienten la necesidad genética de ser tocados, mirados, significados, por tanto de  buscar una pareja. Todos, al  entrar  a un sitio, buscamos  a alguien con quien te empatarías, afín...”.

Costales señala que la gente tiene un sentimiento de incompletud, busca ser completa. El problema de este tiempo es que ahora se siente más la  carencia, la   soledad,  el abandono y por tanto  en la consulta se registran cada vez con más frecuencia relaciones de mayor  vulnerabilidad,  dependientes, adictivas, en las cuales el otro se vuelve la vida misma.
 
También dice que a la hora de elegir pareja influyen aspectos conscientes e inconscientes, los primeros han cambiado. Se prefieren características físicas, de clase, ideología, estilo, se buscan afinidades. Antes, los hombres querían una chica más conservadora, religiosa. Pero se modificó  el perfil. También ahora es más complejo encontrarlo.

La conquista ahora es taquigrafía y pobre. Hay moldes de los mensajes a usar a través del celular, también tarjetas para regalar. “Ya no existen muchas posibilidades de diferenciarse, de decir lo tuyo a través de la palabra, quién eres, qué sientes, te dan haciendo, el tipo de cortejo es afín al uso de las  tecnologías”.
 
María Cecilia Betancur, colombiana y psicóloga clínica de parejas, dice que lo que duele es el desamor, cuando dejan de amarnos. “Nos han enseñado desde niños que el amor es el principio de la felicidad y eterno, no podemos estar sin el otro. Y este es un valor agregado a la felicidad que cada uno es capaz de construir por sí mismo. Si juntos multiplican esto para crecer en compañía es amor que sirve y de largo aliento”.

Ella pide reconocer las relaciones destructivas que quitan independencia, felicidad. “El amor no da ni quita. El amor no es ciego, el ciego es uno, que se deja omnubilar por alguien, por el enamoramiento y elegimos mal, al inadecuado, de la atracción fatal, de la conciencia alterada...”.

Gissela Echeverría, máster en educomunicación y terapia familiar sistémica, recuerda que al otro lado de la pantalla hay una persona con expectativas, que se fabrica una ilusión de que le importa a  alguien en el mundo.
 
Ayer lo expuso como parte de su charla sobre las Relaciones de pareja y sexualidad en la posmodernidad. Habló sobre cómo ha cambiado el amor, la búsqueda de pareja, la sexualidad y la infidelidad con el uso de Internet y las nuevas tecnologías. Esto dentro del Seminario Internacional de Educación, Amor y   Sexualidad, que se desarrolla hasta hoy en el Teatro del colegio Benalcázar, en Quito.

Echeverría trabajó con 10 personas, cinco hombres y cinco mujeres. Les hizo una terapia y les pidió participar de un estudio. Así, entre otras cosas, concluyó que en las relaciones de Internet prima un acuerdo tácito, implícito de jugar a mentir.

Ella cree que la Red sirve para hacer contactos, pero que una relación implica la presencia del ser humano en vivo. Ahí entra en juego el 60% de información que da el lenguaje no verbal, tonos de voz, gestualidad, etc.

Alicia Costales, psicóloga clínica, con maestría en Psicoterapia, indica que ahora hay una cantidad de sedativos o  emplastos. Todo en apariencia hace sentir acompañado al sujeto.   La Internet o el  iPod recrean un  imaginario,  donde es posible llenar la falta desde afuera.  Pero  “la  mujer y  el hombre sienten la necesidad genética de ser tocados, mirados, significados, por tanto de  buscar una pareja. Todos, al  entrar  a un sitio, buscamos  a alguien con quien te empatarías, afín...”.
 
Costales señala que la gente tiene un sentimiento de incompletud, busca ser completa. El problema de este tiempo es que ahora se siente más la  carencia, la   soledad,  el abandono y por tanto  en la consulta se registran cada vez con más frecuencia relaciones de mayor  vulnerabilidad,  dependientes, adictivas, en las cuales el otro se vuelve la vida misma.
 
También dice que a la hora de elegir pareja influyen aspectos conscientes e inconscientes, los primeros han cambiado. Se prefieren características físicas, de clase, ideología, estilo, se buscan afinidades. Antes, los hombres querían una chica más conservadora, religiosa. Pero se modificó  el perfil. También ahora es más complejo encontrarlo.

La conquista ahora es taquigrafía y pobre. Hay moldes de los mensajes a usar a través del celular, también tarjetas para regalar. “Ya no existen muchas posibilidades de diferenciarse, de decir lo tuyo a través de la palabra, quién eres, qué sientes, te dan haciendo, el tipo de cortejo es afín al uso de las  tecnologías”.
 
María Cecilia Betancur, colombiana y psicóloga clínica de parejas, dice que lo que duele es el desamor, cuando dejan de amarnos. “Nos han enseñado desde niños que el amor es el principio de la felicidad y eterno, no podemos estar sin el otro. Y este es un valor agregado a la felicidad que cada uno es capaz de construir por sí mismo. Si juntos multiplican esto para crecer en compañía es amor que sirve y de largo aliento”.

Ella pide reconocer las relaciones destructivas que quitan independencia, felicidad. “El amor no da ni quita. El amor no es ciego, el ciego es uno, que se deja omnubilar por alguien, por el enamoramiento y elegimos mal, al inadecuado, de la atracción fatal, de la conciencia alterada...”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)