6 de January de 2010 00:00

Intensa búsqueda de 5 cuerpos en la laguna de Puruhanta

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Ibarra

El lunes,  José Muñoz llegó al aeropuerto Atahualpa de Ibarra. El día anterior le informaron que un helicóptero Lama del Ejército aterrizaría allí, a las 10:00, para apoyar en la búsqueda de su hijo y de  otras cuatro personas que desaparecieron en la laguna Puruhanta,  el pasado 30 de diciembre.

Muñoz, de 62 años, es un agricultor de la comuna La Florida, parroquia Mariano Acosta, del cantón Pimampiro.  Su hijo José Ruperto  (40 años) acostumbraba a   pescar en Puruhanta.

Las víctimas
Los desaparecidos son  Ruperto Muñoz (40 años), Amílcar Lima (26), Nancy Arcos (25), Ermel Chamorro (17) y Pedro Arcos (14). Lima y Arcos eran esposos y dejan  a un niño de 4 años.
La recuperación  de los cuerpos se dificulta por los fuertes vientos y el exceso de sedimentos en la laguna. Los rescatistas esperan que los cuerpos floten.

“Allí hay muchas truchas y el paisaje es muy bonito. Ir allá era una costumbre familiar, pero nadie se imaginó que pasaría esta desgracia que enluta a cuatro familias de Mariano Acosta”, comentaba Muñoz,  afligido.

La búsqueda de los cinco cuerpos (los expertos consideran que sino se ahogaron murieron de hipotermia) empezó el sábado 2. Anteayer se  unió un equipo de rescatistas del Ejército, a bordo del helicóptero Lama N/S 2576.

“Con esta nave, el viaje hacia esa zona, apartada y de difícil acceso, toma entre unos  12 y 15 minutos. Por tierra, la travesía dura entre seis y ocho horas”, explica Marco Antonio Hadathy, jefe de la Empresa Municipal Cuerpo de Bomberos de Ibarra.

Unos 20 hombres, entre expertos, rescatistas, buzos del Ejército, policías y bomberos se hallan en el sector de Puruhanta. En la búsqueda también participan comuneros, entre ellos, Lauro Farinango, un indígena caranqui conocedor de la zona.

Él ya perdió la esperanza de encontrar con vida a los desaparecidos.  “La laguna está a 3 472 metros sobre el nivel del mar  y la temperatura máxima del agua es de 12 grados. “Sabemos que los excursionistas vestían ropa abrigada, botas y sombreros. Esas  prendas  dificultan mucho la natación”, dijo Farinango.

Este incidente volvió a actualizar el polémico tema sobre la inseguridad que enfrentan los turistas que visitan los  30 lagos y lagunas que existen en Imbabura. Para Hadathy, los visitantes deben informarse bien de los sitios naturales a los que van y de los equipos que requieren.

Según él, solo en las lagunas de Yahuarcocha y de Cuicocha se cuenta con equipos para rescate. En la primera,  a 4 km de Ibarra,  hay una lancha a motor y un equipo de buzos que opera desde el cuartel de bomberos, ubicado en las  orillas de la laguna.

El experto en rescate y bombero voluntario, Mauricio Herrera, también considera que se debe reforzar la seguridad para los excursionistas que visitan el sistema lacustre imbabureño.
“La gente debe utilizar chalecos salvavidas y ropa liviana apropiada para el agua. No deben usar  botas de caucho, porque estas se llenan  y actúan como ancla, por el peso”, indicó Herrera.

Puruhanta está rodeada por ciénegas, zonas pantanosas y riscos. Es casi imposible, de acuerdo con  los rescatistas, llegar hasta  las orillas. La  forma más fácil de acceder es  en  helicóptero. El  Lama es el más apropiado por su operatividad y capacidad de maniobra.

Ayer, la búsqueda continuaba y los equipos se apoyaban con botes policiales. Los costos de las operaciones son el principal inconveniente. Cada hora de vuelo del Lama francés cuesta unos USD 2 000.

A pesar de todo, José Muñoz espera que los uniformados puedan recuperar el cadáver del primogénito de sus ocho hijos.

“Somos personas humildes que vivimos de la albañilería y de  la agricultura. Reconocemos que se cometieron errores que esta vez nos costaron caro, pero queremos que nos ayuden. Quiero enterrar a mi hijo”, decía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)