7 de April de 2011 00:00

Inseguridad ciudadana

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El grado de inseguridad en el que vivimos en el Ecuador, ha llegado a niveles nunca antes vistos, que amerita que el Presidente considere decretar el estado de excepción contemplado en el art. 164 de nuestra Constitución, debido a la conmoción interna existente (grave perturbación del orden público) ocasionada por la cantidad alarmante de robos, violaciones, asesinatos y secuestros exprés, entre otros delitos, que se cometen a diario en nuestro país.

El domingo de la semana pasada, al caer la tarde, tres parejas fueron asaltadas por dos antisociales en la playa de Salinas, mientras estas conversaban animadamente bajo un parasol.

Los antisociales, al observar que uno de los asaltados tenía una cadena de oro, decidieron lanzársele al cuello para robarle la misma, así como el reloj que portaba; como comenzó a defenderse, un antisocial le pidió al otro que lo matara, lo cual casi logra al dispararle una bala que se introdujo a pocos milímetros de su yugular.

Al mismo tiempo que esto pasaba en Salinas, en el centro de La Libertad otro delincuente con pistola en mano asaltó a una humilde madre de familia que salía de una librería con los pocos libros que había podido comprar para sus hijos, a quien por resistirse al asalto le rompieron la cabeza con la cacha de una pistola.

Antes de ayer, delincuentes disfrazados de policías desvalijaron a todos los pasajeros de un bus que transitaba camino a Huaquillas, no sin antes manosear a las mujeres y amenazar incluso a los niños con violarlos, si no entregaban sus pertenencias.

Hechos como los relatados, suceden a diario en las playas, carreteras y ciudades de nuestro país, lo cual es aterrador. La falta de seguridad en la que vivimos se ha convertido hoy en día en una de las mayores preocupaciones que tenemos los ecuatorianos. Nadie está libre de la delincuencia.

En el caso de las playas, es necesario que los miembros de la Marina y del Ejército en coordinación con la Policía Nacional, y como parte de su entrenamiento, brinden la indispensable seguridad que requieren todos los que acuden a ellas. En las ciudades y carreteras de nuestro país, debe ser la Policía Nacional en coordinación con las Fuerzas Armadas, las que brinden el resguardo y protección que los ecuatorianos reclamamos a gritos, para lo cual el Gobierno Nacional debe proporcionarles los fondos necesarios para dotarlas del armamento y de los vehículos que estas requieran para tal efecto.

La inseguridad en que vivimos, no debe considerarse aisladamente. Es necesario combatirla agresivamente.

Amén de las diferencias ideológicas que puedan existir entre los miembros de Alianza País y de los demás movimientos y partidos políticos que se consideran de oposición, es necesario que por lo menos en materia de seguridad estos se unan. Ojalá que ello ocurra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)