22 de octubre de 2016 19:35

Las inscripciones para operar un ‘food truck’ en los espacios públicos se terminaron

El ‘food truck’ Inka Burger se relocalizó en la av. Gaspar de Villarroel y Jorge Drom. Ofrecen hamburguesas gourmet a sus clientes de a pie. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

El ‘food truck’ Inka Burger se relocalizó en la av. Gaspar de Villarroel y Jorge Drom. Ofrecen hamburguesas gourmet a sus clientes de a pie. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Unidad de Noticias

El crecimiento en el número de camiones ‘food truck’ impulsó a que el Municipio de Quito abriera ayer, en el balcón de Servicios del Parque Bicentenario, las inscripciones del sorteo de los cupos para que estos carros puedan funcionar en espacios públicos.

En la tarde del viernes 21 de octubre del 2016, Álvaro Maldonado, secretario de desarrollo productivo del Municipio Metropolitano, informó que ya se habían inscrito el total de unidades previsto. Había cupos para 100 food trucks.

Maldonado explicó además que cada propietario después de haber inscrito su carro puede postular hasta cuatro posiciones y en el sorteo acceder a por lo menos dos.

¨Hay 60 puestos en la ciudad para el establecimiento de ’food trucks’, cada puesto tiene cinco horarios. Pueden aplicar para la mañana, para la tarde, para la noche, hay espacio para todos¨, detalló Maldonado.

En la mañana del viernes 21 de octubre de 2016, un grupo de 20 personas acompañadas de 15 'food trucks' se apostaron en la Tribuna del Sur. Este grupo optó por no inscribirse en el proceso de regularización de esta actividad.

Sin embargo, Maldonado aseguró que solo fueron 7 propietarios de estos negocios los que no estuvieron conformes.

Para los integrantes de esta asociación, la normativa presentada por el Municipio tiene tres problemas: el precio de las regalías, los horarios establecidos y la prohibición de modificar los vehículos.

En cuanto a los pagos de las regalías, el secretario de desarrollo productivo del Municipio, dijo que dependerá del sector donde se ubique. "Donde hay más afluencia de gente más se paga".

Según Edwin Ocampo, uno de los representantes de los camiones de comida del sur, el principal problema es la negativa de aceptar carros modificados. "La mayoría de vehículos tienen alguna modificación en el techo o en la carrocería porque no podemos trabajar con una altura de 1,50 metros", señaló.

Maldonado ante ello indicó que el tema de la matrícula y de los vehículos modificados es un aspecto que le compete a la Agencia Nacional de Tránsito y no al Municipio.

Los carritos que no se hayan inscrito no podrán operar en espacios públicos pero sí en lugares privados.

El sorteo del próximo 28 de octubre es para adjudicar espacios hasta el 31 de diciembre, de ahí habrá un segundo sorteo que contemple el próximo año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)