7 de septiembre del 2016 00:00

La inmunoterapia gana espacio contra el cáncer

Un grupo de pacientes de cáncer es atendido en el Hospital de Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Un grupo de pacientes de cáncer es atendido en el Hospital de Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 32
Diego Bravo
(I)
dbravo@elcomercio.com

Cada vez hay más avances en los tratamientos de lucha contra el cáncer. Uno es la inmunoterapia y es considerado como uno de los procedimientos de vanguardia por lo cual recibió el reconocimiento del hallazgo científico del 2013, según la revista Science.

Los progresos en esta rama científica son frecuentes. “Solo el 1% de los estudios presentados en el Congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (Asco) se basaba en esta técnica hace tres ediciones; la cifra subió al 10% en la siguiente y fueron una cuarta parte de los trabajos los que hablaban de inmunoterapia en el último encuentro”, según un informe difundido por El Diario El País de España.

Este tema es de interés en el país cuando cada vez hay más casos y pacientes que contraen ese mal. Según la Organización Mundial de la Salud, los cánceres más frecuentes son el de mama en las mujeres y el de próstata en los hombres. En A. Latina y el Caribe, el cáncer causa un aproximado del 20% de los fallecimientos por enfermedades crónicas no transmisibles. Se prevé que para el 2020, existan alrededor de 833 mil defunciones en la región como consecuencia de este grupo de enfermedades, lo cual significa un incremento del 33% con relación a 1990.

En Ecuador, las estadísticas recopiladas por el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC) muestran que, en el 2013, los tumores malignos ocasionaron 8 191 defunciones.

A esto se suma que, según el Ministerio de Salud, la mortalidad por cáncer en Ecuador para la población masculina se presenta con mayor frecuencia por cánceres de estómago, próstata, tráquea, bronquios, pulmón, hígado, vías biliares, a la sangre y colorrectales. Para la población femenina la mortalidad se presenta por cánceres de estómago, cuello uterino, mama e hígado.

Ante ese escenario, los tratamientos de inmunoterapia son una alternativa. El cirujano oncólogo Raúl Oleas, especializado en Francia, señala que es una de las estrategias de mayor alcance en la lucha contra el cáncer. Agrega que en el país ya se emplea esta técnica.

“No es lejano, lo estamos viviendo y será una revolución”, asegura el galeno. Cuenta que en Ecuador ya se aplica este tratamiento, desde hace más de 30 años, en los casos de pacientes con cáncer de vejiga urinaria. En la actualidad se lo hace en los tratamientos en los que se emplean medicinas para combatir al cáncer de colon y recto. “Se evita que el tumor desarrolle nuevos vasos sanquíneos para crecer (...). Es un medicamento que le corta la irrigación sanguínea al tumor de colon y recto”, dice el profesional. Con esto se trabaja en el sistema inmune del paciente.

Y en el extranjero también hay historias de pacientes que se han beneficiado de estos tratamientos, según informa El País. En Australia, Susanne Harris presentó hace nueve años un extraño melanoma que se resistía a desaparecer con las terapias convencionales. En 2013 se enroló en lo que entonces era una especie de ensayo o experimento.

Ella debía ir cada tres semanas desde Melbourne, en donde vive con su marido, hasta Sídney para que por media hora le inyectaran un fármaco (Keytruda). Posteriormente, en menos de dos meses, el tumor desaparecía de a poco.

En un año de tratamientos, el tumor era casi imperceptible. En noviembre se cumplirá un año que dejó de recibir la medicación y el tumor desapareció. “Sin el más mínimo efecto secundario”, relata la mujer.

Este es uno de los casos de gente que siguió los tratamientos con éxito, que surte efecto en alrededor de un 24% de los enfermos. Jonathan Cebon, director del Instituto de Investigación del Cáncer Olivia Newton-John —que ha participado en el experimento que salvó la vida de Harris—, reconoce que uno de los grandes retos es saber por qué en los mismos tumores la inmunoterapia funciona solo en unos pocos sujetos.

Con este criterio coincide el oncólogo ecuatoriano Carlos Páez, quien ayuda a gente que requiere de tratamientos de cáncer de tiroides, cabeza y cuello. A su juicio, la inmunoterapia debe ir de la mano con las quimioterapias para ayudar a los pacientes que presentan problemas por cáncer.

“Todavía no podemos decir que con únicamente un tratamiento podremos solucionar el problema mientras no tengamos un freno de la enfermedad”, manifestó el galeno.

Asegura que también es importante que los pacientes se aseguren inmunológicamente para afrontar de mejor forma esa enfermedad. Por ejemplo, con medicamentos o alimentándose de forma adecuada con verduras, carne, etc.

Mientras los científicos y expertos en oncología aseguran que la inmunoterapia es una de las alternativas a futuro para combatir el cáncer y sus secuelas, todavía quedan interrogantes que resolver. Una es saber si sirve para la cura definitiva o si solamente se la emplea para tratar el mal...

En contexto

El cáncer de mama es uno de los más frecuentes entre las mujeres ecuatorianas. 30 de cada 100 000 personas son diagnosticadas con esta enfermedad cada año a escala nacional. En los varones, el problema más recurrente es el de próstata.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (3)