23 de mayo de 2016 11:32

Una iniciativa reunió a 1200 personas para barrer en Pedernales

1200 personas se unieron para barrer Pedernales, como un trabajo para ayudar a superar los efectos de la devastación que causó el terremoto. Foto: Alfredo Lagla/ EL COMERCIO

1200 personas se unieron para barrer Pedernales, como un trabajo para ayudar a superar los efectos de la devastación que causó el terremoto. Foto: Alfredo Lagla/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 23
Martha Cordova
Redactora

"Me quedé solo. Mis padres murieron y no tengo trabajo fijo. Me contratan como obrero, albañil y estos días voy a barrer", dijo Antonio Cruz, de 25 años. Una vecina le contó que la radio el Municipio de Pedernales invitó a personas que quieran trabajar tres días. Se pagará USD 15 para barrer la ciudad, entre 09:00 y 12:00.

"Ya no sé qué hago en este mundo, cada día no quiero levantarme de la cama, pero hay que seguir. Hasta mi mujer se fue de la casa", añadió este pedernalino, al que se le quebró la voz.

El Municipio convocó a estas jornadas de trabajo, pero es la Fundación Budista Tzu Chi, de Taiwán quien está detrás de todo. 

La mañana de este lunes 23 de mayo, unas 1 200 personas se pusieron a barrer Pedernales. "Vamos a trabajar aquí 10 días en total. Tan solo se pidió una escoba y estas tres horas", dijo Nils Aucante, vocero de la fundación.

Si se traduce del inglés al español, su misión es de dar alivio a las personas que atraviesan momentos de dolor y a cambio reciben dinero en efectivo. "Pero el mensaje en sí es decirles que no están solo, que nosotros estamos aquí para ayudarles", destacó Martín Kuo.

La fundación ha ayudado, con Ecuador a 94 países. "Estuvimos en Haití y Nepal, dos lugares que soportaron también terremotos de alto nivel de destrucción", añadió Kuo.

Su trabajo en Ecuador comenzó el 26 de abril cuando realizó una gira por las ciudades más afectas como Manta, Portoviejo, Canoa y Pedernales. En las tres primeras ya realizaron jornadas de limpieza, y este lunes comenzó en este cantón manabita.

Shirley Méndez, de 21 años, agradeció esta oportunidad. "Me enteré por qué una camioneta iba por la ciudad con un parlante. Yo trabajaba en el Hotel Royal, que quedó totalmente destruido", dijo. Ella tiene un hijo y está a cargo de su padre, que tuvo un accidente y está en su casa en fase de recuperación. "Aseguramos tres días de sueldo. Esto nos ayuda mucho", dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (1)