26 de January de 2010 00:00

Una iniciativa binacional no funciona en Paltas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Loja

Una inversión lograda con la firma de la paz entre Ecuador y Perú es improductiva en el cantón   Paltas, en Loja. USD 846 000   de la Cooperación Española se destinaron  a  una planta  de procesamiento de maní. 247 familias se vincularon al proyecto.

Ellas están dedicadas  al cultivo de maní y formaron parte de la Asociación de Productores de Maní (Apromaní).  La planta  funcionó  hasta 2006, como parte del Proyecto de Desarrollo Económico y Social de Pequeños Productores de Maní de  Ecuador y Perú.

En el norte peruano se hizo una inversión en un proyecto  similar bajo la coordinación del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado.

Desde 2007, la planta ubicada en el cantón lojano está abandonada, luego de que  acabó  el trabajo de la Fundación de Apoyo Comunitario y Social del Ecuador  (Faces). Su director, Luis Palacios, no quiere  dar detalles al respecto.

Mariela Ullaguari, de 45 años,  recuerda con tristeza la expectativa que  generó la planta. Ella era proveedora de  maní   y ganaba  hasta USD 200 al mes. Ahora no supera los   100.

Con el funcionamiento de la fábrica y el apoyo  de Faces,  el valor del quintal subió hasta  USD 80, porque se consiguieron compradores en la frontera con Colombia. Actualmente, Ullaguari y otros productores venden otra vez a los intermediarios que  les pagan hasta USD 60 por quintal.

Por esa razón, dice Wilmer Santos,  presidente de Apromaní, se busca apoyo para que el proyecto siga. Una  organización  interesada en apoyarlos  es el Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio.

Según su coordinador en Loja, Jorge Cuenca, hay   interés en colaborar en la reapertura de la planta. Si eso se concreta, se  producirá pasta de maní, maní enconfitado y  bocadillos para  exportar.

Con esta organización se prevé una inversión de USD 15 000 para ampliar el equipamiento de la planta. Pero para que se concrete este plan, se espera el respaldo de las autoridades lojanas.

Hasta  tanto, se han realizado visitas al sector y acercamiento con la comunidad, para realizar pruebas del funcionamiento de los equipos. La estrategia es formar una empresa asociativa con Apromaní. Además, se aspira a firmar un convenio de comodato para intervenir en la planta durante 10  años. Luego,  transferir la  compañía a los campesinos.

En la actualidad,   los productores que son  socios de Apromaní limpian el equipamiento ante el temor de que se dañe. También quitan la maleza que rodea a la infraestructura ubicada en el valle lojano  de Casanga.

Con el funcionamiento de esta planta, la producción promedio de maní en este valle  era de más de  30 000 quintales al mes. Ahora,  se produce menos de 27 000. El sector de Casanga está ubicado en el cantón Paltas, a 104 kilómetros de la capital lojana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)