19 de junio de 2016 16:47

Ingapirca vive tres días de fiesta por el Inti Raymi

En la explanada exterior del Castillo de Ingapirca se realizó danzas folclóricas y música andina, feria gastronómica-artesanal… Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

En la explanada exterior del Castillo de Ingapirca se realizó danzas folclóricas y música andina, feria gastronómica-artesanal… Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Lineida Castillo

Decenas de turistas nacionales y extranjeros llegaron el viernes 17, sábado 18 y domingo 19 de junio del 2016 hasta la parroquia Ingapirca, cantón Cañar, en el sur del Ecuador, a vivir de cerca la celebración cultural-indígena del Inti Raimy.

Los festejos se desarrollan en la explanada exterior del majestuoso Castillo de Ingapirca, complejo arquitectónico de origen inca. Es una construcción auténtica que data de principios del siglo XVI y que -según los historiadores- fue un observatorio del sol y de la luna, antes de la llegada de los españoles a esa zona.

Precisamente, en la cosmovisión andina, el Inti Raymi es una fiesta sagrada en honor al Taita Inti o Padre Sol. El Ministerio de Cultura, a través de la Subsecretaría de Memoria Social, preparó varias actividades como la Elección de la Ñusta, danzas folclóricas y música andina, feria gastronómica-artesanal…

La noche del viernes 17 se realizó la elección de la Ñusta, que recayó en Mercedes Saiteros, de 17 años. Con este evento empezó la fiesta y los otros dos días son de danza y música andina en agradecimiento al Sol y a la pachamama (madre tierra) por las cosechas de todo el año.

Para el Ministerio de Cultura, el objetivo es difundir los procesos sociales de esta celebración. Las autoridades del Complejo Arqueológico autorizaron la instalación de 20 puestos con carpas para la venta de artesanías, comida típica de la zona y ventas de prendas de vestir en tejidos.

Pero también hubo la presencia de artistas plásticos y golosinas que se ubicaron a lo largo de la vía. Según Pablo Castillo, funcionario del Complejo, cada día llegaron sobre los 4 000 visitantes. Muchos de ellos pernoctaron en carpas, aunque en las noches el frío fue intenso.

Los restaurantes de la zona, casi todo el tiempo, estuvieron llenos de clientes. Por la afluencia de personas, la vía, desde la cabecera parroquial hasta el complejo, fue peatonizada y hay permanente control policial. La celebración culminará este domingo pasadas las 18:00.

La noche del viernes 17 también se realizó la elección de la Ñusta. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

La noche del viernes 17 de junio también se realizó la elección de la Ñusta. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)