27 de marzo de 2015 18:08

Las infracciones de buses y taxis ya son parte del paisaje

Un de las infracciones más recurrentes en la que incurren los conductores de transporte público es estacionar para dejar o tomar pasajeros en sitios no permitidos. Foto: Eduardo Téran/ EL COMERCIO.

Una de las infracciones más recurrentes en la que incurren los conductores de transporte público es estacionar para dejar o tomar pasajeros en sitios no permitidos. Foto: Eduardo Téran/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Mayra Pacheco

El servicio de transporte público en buses y taxis está bajo la lupa. Con el proceso de revisión de tarifas se establece parámetros de calidad. Los conductores deberán tener las unidades en buen estado mecánico, dar un buen trato a los pasajeros y respetar la normativa.

Sin embargo, en lo que va del año, según información de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), las infracciones más recurrentes en la que incurren los conductores de transporte público son cinco: estacionar para dejar o tomar pasajeros en sitios no permitidos (517), no utilizar el taxímetro (284), circular con las puertas abiertas (204), conducir con exceso de pasajeros (37), negar el servicio (12) y maltratar a los usuarios (8).

Por estas causas el Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece sanciones que van desde tres puntos menos en la licencia de conducir y multas de USD 35,4 hasta nueve puntos menos en la licencia y multas de 177, según el caso.

Roxalin Palma, quien a diario se moviliza entre Santa Bárbara y Quitumbe, en transporte público conoce esta realidad. Ella mencionó que en el caso de las unidades amarillas el alza de tarifas se debería complementar con un mejor servicio. En ocasiones por este recorrido que paga normalmente USD 1, le ha tocado pagar hasta 2. Los conductores de buses, en cambio, no siempre se detienen cuando está en las paradas.

En la avenida Gran Colombia y Sodiro, en el centro norte, este 26 de marzo, se constató que había conductores de buses que rebasaban a los carros que estaban adelante de ellos para dejar a los pasajeros unos 10 metros después de la parada. En ocasiones, incluso, había personas que se quedaban en la mitad de la vía.

La Secretaría de Movilidad informó que se están realizando controles aleatorios para fortalecer el servicio de transporte público (buses y taxis). Por ahora, se cuenta con un equipo de 120 agentes civiles de tránsito para efectuar esta tarea. Pero a la vez se espera que la ciudadanía denuncie el mal servicio. Se puede llamar al 1800 268 268.

Las denuncias recabadas servirán para hacer un seguimiento y sancionar a los conductores que no brinden un buen servicio a los usuarios.

Marío Villagómez, docente en Transporte, considera que para que se concreten las mejoras en el servicio se debe dar seguimiento al cumplimiento de los índices de calidad establecidos. La sociedad civil se debe involucrar también en este proceso. Una opción es conformar veedurías para verificar que se cumplan los acuerdos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)