Entrevista

10 de enero de 2016 00:00

‘La información siempre ha estado disponible en la Secom’

Patricio Barriga, Secretario Nacional de Comunicación. Foto: Diego  Pallero / EL COMERCIO

Patricio Barriga, Secretario Nacional de Comunicación. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 120
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 20
Santiago Estrella

Patricio Barriga fue periodista de televisión. Trabajó como Subsecretario de Comunicación del gobierno de Rafael Correa. Luego pasó a presidir el Consejo de Regulación y Control de la Información hasta ocupar su actual cargo de Secretario Nacional de Comunicación.

Él asegura que en la construcción de una noticia, sobre todo desde los medios privados, hay una negativa por detrás. Niega que los medios públicos sean gubernamentales y afirma que la crítica argumentada es bien recibida.

En nueve años de revolución ciudadana, ¿se ha contribuido en verdad a acceder a la información?

Pienso que sí. Una de las mayores amenazas a los derechos de información y comunicación ha sido la concentración de medios. Una de las mayores amenazas de libertad ha sido el influjo de los anunciantes en los distintos contenidos que propone el medio y una de las mayores amenazas han sido los poderes fácticos. En estos 9 años se ha librado una batalla feroz para desestructurar aquel perjuicio a la sociedad.

¿En qué?

No solamente porque uno de los mayores logros es una nueva Constitución que ha garantizado los derechos de los ciudadanos, sino una legislación como la de Comunicación que comienza a considerar un cambio en la relación de poder y de propiedad de esos medios y en la que se permite por fin una mayor participación ciudadana.

Pero la pregunta era sobre el acceso a la información pública...

Claro, no solamente porque existen leyes como la Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información, sino porque se han establecido múltiples mecanismos de acceso. Eso no solamente se resume en que tenga oportunidad de conversar con alguna autoridad.

Pero es importante para contrastar...

Por supuesto, pero hay que poner en el debido contexto. Muchas de las entrevistas eran formas por las cuales se pretendía legitimar lo que ya estaba forjado desde el inicio.

Ya había una construcción negativa sobre un hecho en donde solamente se necesitaba la legitimación de que el periodista buscó la contraparte o que buscó equilibrar esas opiniones para lo que estaba construido desde el inicio.


Los medios privados se pueden pasar semanas pidiendo información y no se la dan...

Está la información disponible.

Hay que hacer todo un trámite. EL COMERCIO tuvo que acudir ante jueces para recibir información...
En mi experiencia en esta Secretaría y en el Cordicom, la información siempre ha estado disponible y no ha requerido de una resolución de un juez.

Ha ocurrido, de lo que he podido observar, es que las entrevistas solicitadas han sido como un mecanismo para artificiosamente hacer aparecer como que tenía todas la voces, pero de fondo había una construcción negativa.

¿En qué se revela la construcción negativa cuando se buscan datos, información. Así el periodismo es más objetivo...
Estoy de acuerdo y estoy dispuesto a que haya todas las facilidades para el acceso a esos datos, pero no estoy de acuerdo en que el periodista esté buscando manipular esos datos.

¿Por qué manipular? ¿No sería interpretar?
Puedo demostrar muchos casos en que hubo voluntad de desinformación y había prejuicio de entrada. Por eso todo el trabajo de la Secom va en esa línea, de estimular para que haya una ciudadanía crítica que pueda al menos preguntarse y reconocer desde dónde nos están contando y quién está detrás, quién sugiere en esas mesas editoriales y quién ordena…

¿Y esas preguntas no debieran hacerse también las audiencias de los medios públicos?

Por supuesto y a través de esos medios se ha logrado equilibrar esa opinión que estaba construida solamente desde los medios privados.

¿Cree que los medios públicos, que son en realidad gubernamentales, logran ese equilibrio?

La adjetivación que usted hace de medios públicos gubernamentales es aventurada. Tiene un objetivo claro de descalificar de entrada lo que ha sido una verdadera conquista, en un país que estaba prácticamente gobernado por pocas manos, que eran los propietarios de estos medios, que no solamente concentraba la facturación, sino que proponía un mundo sobre la base de esta hegemonía de pensamiento. Ha sido en alguna medida equilibrado con el surgimiento de nuevos actores en el sistema de comunicación: medios públicos y comunitarios.

Hay ministros que escriben páginas de apertura en los medios públicos...

Y las aperturas de EL COMERCIO ¿quién las escribe?

Los periodistas.

El proceso de selección es una suerte de mentir sin decir mentiras. Es esta tarea subjetiva de que hay una voluntad de llegar a los hechos, que la información sea lo más objetiva posible.

Usted fue periodista. Es un derecho por lo menos ser escéptico, incluso desde los medios públicos...
Cierto, pero de buena fe.

¿Hay mala fe? Es mejor ser crítico.
Y eso está muy bien. La crítica va a ser bienvenida, pero que tenga fundamentos. Estamos en una coyuntura en que lo único que hacemos es adjetivar, descalificar y eso ensucia el debate.

¿Cabe alguna autocrítica en la Secom?
Quizá no se ha hecho lo suficiente, que hay mucho por hacer y para eso efectivamente hay que poner todo el empeño y el esfuerzo profesional y personal de mejorar los canales de información.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (10)