27 de July de 2009 00:00

6 infecciones respiratorias atacan

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad

El área especial   para chequear los cuadros de   gripe    AH1N1 pasa repleta  en el Hospital Eugenio Espejo, de Quito. El servicio de Neumología, en el   sexto piso de este centro,  registra un promedio de 10   internados cada día, entre sospechosos y confirmados.

2 900 personas
mueren cada año   en el país  por algún  tipos de infección respiratoria aguda.

El jefe de Neumología de este centro,  el médico     Eduardo  Castro, sostiene        que  previamente los pacientes   llegan  con síntomas de algún tipo de Infección Respiratoria   Aguda (IRA).
 
Esta enfermedad no es más que    una  afección       que  ataca  a  las vías respiratorias y  es   provocada  por  el  rinovirus,  coronavirus  y el virus de la influenza (gripe).

Pero   también   pueden  aparecer  por  bacterias y hongos.  La  IRA   va  desde un  simple  resfriado  hasta la neumonía.
 
Pero también hay la  rinitis,  sinusitis,  influenza y  bronquitis. 

Usualmente, los virus u otros   microorganismos  ingresan  por la mucosa nasal,  inflaman las estructuras altas del  sistema respiratorio y producen secreciones   en la nariz y dolor de      garganta.

La IRA  es  frecuente en aquellas  personas cuyo sistema inmunológico  está deteriorado por consumo inadecuado de medicamentos, presencia de enfermedades  terminales o crónicas, por consumo excesivo de bebidas alcohólicas, entre otros.

Byron  Canelos, otro médico neumólogo, explica que  las  complicaciones    por IRA  se presentan  con  dolores  de cabeza intensos,  malestar,  dolores abdominales, de huesos y de  músculos...

Si se detecta tempranamente se aplican    antibióticos o  antivirales,   dependiendo de la causa.

A Corina Llerena  le  suministraron   lo segundo  y  pidieron reposo  por una semana.  Ella tiene 32 años  y hace dos semanas  acudió al  Hospital   Eugenio  Espejo por temor a  contraer    el virus de la  influenza. “Todos en la casa  estaban   agripados  y de pronto   también empecé a sentirme bastante mal. Por eso vine”. 

Luego de  ser chequeada, solo    le  detectaron resfriado. El médico neumólogo, Carlos   Salvador,  alerta que cuando la infección se  agrava y no  es     tratada  a tiempo, los pacientes corren el riesgo de   complicar los pulmones.   Por ello, inicialmente pueden  presentar pulmonías  y luego   neumonías.

Esta  última    es la más  grave de las infecciones respiratorias y hace que el paciente se vuelva   proclive a AH1N1.  En estos casos, los pulmones  se llenan  de pus  u  otros líquidos que   dificultan  que el oxígeno llegue a la sangre  y que este órgano  presente alteraciones.
Salvador  explica que cuando las neumonías se complican   se llega a  la insuficiencia respiratoria, es decir, dificultades graves para respirar.  Cuando aquello ocurre,  los pacientes incluso pueden ingresar a  los servicios   de Cuidados Intensivos y  utilizar respiración artificial.   En este  caso,   el riesgo de mortalidad llega a  un   40%.

Un  estudio   realizado  por   el Centro  de Estudios de Población  y Desarrollo Social (Cepar)   detalla   que  en   Ecuador las infecciones   respiratorias agudas son   la   principal  causa de  muerte en niños menores de 5 años y en  personas de la tercera edad. 

Según la investigación, en el área urbana se presenta   el   45,7%  de casos y el  38,3%  en  la  rural.

Además,  varía de un  16,5% de afectados   en  Guayas a un 20,7%  en Imbabura, en donde las temperaturas frías   contribuyen al aparecimientos de  la IRA.

Los médicos explican que la   frecuencia respiratoria es importante   para determinar el grado de una infección.   Cuando es   ‘aguda leve’,   el paciente tiene una frecuencia menor a  40 respiraciones por minuto. 

En un cuadro   moderado se observa una frecuencia de 40 a 60 veces por minuto.  Y en   caso de que el número de    respiración   sea mayor a 60  es considerada una infección respiratoria grave.
 
Lo normal -explican los especialistas del Eugenio Espejo-     es    que la persona  tenga  de  12 a 16   respiraciones  por minuto.

4 factores  para  recuperarse
 
Las posibilidades de recuperarse  de  una      neumonía dependen   de condiciones como la edad del paciente,   diagnóstico médico   oportuno,  el    nivel de defensas  contra otras   enfermedades y  si  la infección  no se ha diseminado  en el organismo.

El riesgo de mortalidad se incrementa  en un 50%  si la  neumonía se    adquiere en  un   hospital, porque una persona enferma es  más  proclive  a infecciones.   El estudio  de   Cepar señala que    el 7,8%  de encuestados    tuvo tos o resfriado; el   6,7% presentó tos, resfriado y otra  enfermedad grave;    el 9% fue atacado por    neumonía...  La prevalencia de infecciones  varía del 37%  entre niños de 0 a 5 meses de edad al 47,7%  entre los de 6 a 11 meses.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)