28 de junio de 2017 00:00

La industria láctea ecuatoriana se dinamizó este 2017

El Centro de la Industria Láctea espera un incremento del 28% en las ventas por volumen de los quesos. Foto: Xavier Caivinagua/EL COMERCIO

El Centro de la Industria Láctea espera un incremento del 28% en las ventas por volumen de los quesos. Foto: Xavier Caivinagua/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Patricia Carolina González
Redactora
[email protected] (I)

Luego de dos años de ventas a la baja la industria láctea comienza a recuperarse.

En los primeros cinco meses de este 2017 las empresas del sector registraron crecimientos en producción y ventas en todas sus categorías.

Pasteurizadora Quito, empresa que comercializa leche Vita, evidenció hasta mayo aumentos de 2% en la leche funda UHT (ultra pasteurizada) y de 28% en la leche en cartón, en sus diferentes presentaciones. La firma también aumentó sus ventas en otros productos, como avena (más de 30%), yogur (44%), crema de leche (26%) y mantequilla (5%).

Mejoras en tecnología y producción, un aumento de los canales de distribución y la incorporación de nuevas líneas de productos, como los yogures Vita Life, fueron algunos de los factores que explican estos resultados en la empresa, detalló Cristina Burbano, gerenta de Mercadeo.

Quesos La Holandesa también subió sus ventas entre un 20 y 40% en los casi seis primeros meses de este año en productos como queso semimaduro, mozarela y queso fresco.

La estrategia de esta empresa fue mantener los precios durante los últimos tres años. Al tiempo que se ha priorizado la calidad, con inversiones en tecnologías en fábrica, explicó Álex Escudero, gerente comercial de la compañía.

Adicionalmente, La Holandesa lanzó nuevos productos en los últimos tres años, los quesos deslactosados y semimaduros bajos en grasa y un queso manaba, que según Escudero, es el único con registro sanitario del país.

El presidente del Centro de la Industria Láctea (CIL), Rafael Vizcarra, señaló que los resultados del sector están relacionados con una fuerte campaña de la industria láctea y del Estado para promover el consumo de productos saludables.

Además, dijo que durante este año se reactivaron las compras públicas para los programas sociales de alimentación escolar, lo que impacta en una mayor demanda de productos, especialmente de la leche.

Las empresas del sector, por otro lado, promovieron el consumo de lácteos, a través de estrategias de descuentos y campañas de educación en medios, en especial en redes sociales.

La Holandesa, por ejemplo, realizó promociones puntuales en casi todos sus productos. En Semana Santa, cuando se prepara la tradicional fanesca, aplicó promociones en quesos frescos.

Las estrategias de descuento favorecieron las ventas de otra marca local. Es el caso de Nutri, que según Carlos González, subgerente, reportó crecimientos en las categorías de leche en 5%, crema de leche en 8% y quesos en 4%, hasta la tercera semana de junio.

Para Ramiro Santana, gerente comercial de Industria Lechera Floralp, los resultados del sector se explican por una mayor liquidez en el mercado ya que luego de las elecciones “se calmó el clima político”. En esta firma las ventas de categorías como quesos maduros crecieron entre 8 y 10%, y en quesos frescos, un 6%.

No obstante, el ejecutivo es cauto respecto de las previsiones para el segundo semestre. Santana cree que puede ser de contracción, porque “aún no se han hecho los correctivos de fondo en el tema económico”. Como previsión, estima activar promociones para lo que resta del año.

La sensación de que hay una recuperación económica es un elemento que también impactó en el consumo, precisó el presidente de la CIL.

El gremio prevé este año un incremento del 23% en las ventas por volumen (promedio diario) en todas las categorías.

La leche líquida, que entre 2015 y 2016 tuvo una reducción en términos de ventas del 15%, principalmente por la situación económica, será el producto de mayor recuperación durante este año, con una variación de 36%.

Vizcarra cree que la mejora en la industria se puede sostener en el mediano plazo tras haber alcanzado un acuerdo con el Ministerio de Salud para reformar el etiquetado de alimentos procesados.
El acuerdo se alcanzó el 27 de abril pasado, según un oficio del Ministerio de Salud.

En ese documento se detalla que uno de los cambios será la excepción del semáforo en aquellos alimentos –como la leche– en los que el azúcar, la grasa y la sal se encuentren de forma intrínseca.

Por otro lado, se sustituirá el uso de mililitros por gramos para el cálculo del color del semáforo en yogures y helados.

El semáforo -un sistema que permite identificar con colores los altos contenidos de sal, azúcar y grasa en los alimentos- afectó fuertemente a estas categorías, cuyas ventas cayeron los dos últimos años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)