9 de January de 2010 00:00

La industria del cuero, alterada por los cortes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Ibarra
ecuador@elcomercio.com

Néstor Restrepo es un bogotano que acostumbra a viajar con su familia por el Ecuador.

El jueves pasado llegó a las 18:00 a Cotacachi. Se decepcionó porque la mayoría de locales comerciales donde se expenden artículos elaborados en cuero, estaba cerrada. 



En otras zonas
La Empresa Eléctrica  del Norte (Emelnorte) fijó los horarios de cortes para Imbabura, Carchi y el norte de Pichincha. En Carchi, la pasteurización de la leche y la elaboración de quesos están afectados.   
En el norte de Pichincha,  los planteles avícolas sienten los efectos de los apagones. Allí es necesaria, todos los días, la energía eléctrica para generar calor para los pollos.  
 


Regresó el viernes por la mañana con sus amigos y familiares.   Cuando entró a uno de los 100 locales y talleres donde manufacturan prendas de vestir, le preguntó al dueño: ¿por qué están cerrando temprano?

Es por los apagones, le contestó William Gómez, propietario de creaciones Gaby.  “Cuando nos quitan la energía eléctrica, los compradores no entran a los almacenes. Esperar que vuelva el fluido es un pérdida de tiempo”.

Antes de que empiecen los apagones, en los talleres de Gómez se producían 20 prendas semanales, ahora no son más 10. La principal razón es que las máquinas funcionan con electricidad. “Durante los cortes, los obreros no hacen nada”.  
 
Creaciones Gaby está  a un costado de la calle 10 de Agosto, la principal vía de exhibición de las prendas de vestir. En los dos últimos años, la arquitectura de unos 60 locales se modernizó con amplios ventanales y elegantes acabados.

El Municipio ensanchó las aceras y mejoró la calzada y los parqueaderos. A pesar de estas adecuaciones, los microempresarios dicen que los cortes de energía les quitan clientes y no les permiten cubrir los pedidos de otras provincias.

Es la opinión de Luis Saavedra, propietario de almacenes Alaska. Este negocio lleva 16 años con la producción de ropa y carteras de cuero.
“Los apagones nos afectan muchísimo. Antes vendía unas 30 prendas a la semana. Ahora, apenas son 12 ó 15”, cuenta. 

Chompas, botas, cinturones, bolsos, carteras, maletas y una variopinta oferta de productos se muestran en los locales a lo largo de la calle 10 de Agosto. Los diseños, acabados y colores son muy atractivos para los turistas.

La Empresa Eléctrica del Norte (Emelnorte) aplicó, el viernes último, en Cotacachi, racionamientos de dos horas de duración. El primero de 09:00 a 11:00 y el segundo de 14:00 a 16:00. Eso, a pesar de que al inicio de la crisis, sus representantes se comprometieron a no suspender el servicio en las zonas productivas, como los cantones Atuntaqui y Cotacachi.

Para el alcalde Alberto Anrango, el 60% de la zona urbana de Cotacachi podría librarse de los apagones con la minicentral hidroeléctrica Ambi, que dejó de funcionar en febrero de 2008. “Esperamos repararla en cuatro meses, contamos con un presupuesto de USD 50 000”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)