21 de December de 2009 00:00

Los indígenas replantean su agenda

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacciones Política e Ibarra 
 
La elección  de Delfín Tenesaca como  nuevo presidente de la Ecuarunari no es producto  de un mero  formalismo que se cumple   una vez    cada tres años.   Su designación fue  parte del  replanteamiento político en la que esta organización indígena, la más grande y estructurada de la Conaie,  decidió trabajar  de inmediato.



El Gobierno no nos va a burlar. Vamos a recuperar el poder comunal.

Delfín Tenesaca
Presidente de la EcuarunariTenesaca tiene como desafío reunificar a la Ecuarunari.  Su candidatura se consolidó luego de  que  las delegaciones del Movimiento Indígena de Cotopaxi (MIC) decidieron dar un paso al costado. Su candidato era Raúl Ilaquiche, esposo de la asambleísta Lourdes Tibán, quien  figuraba como el más opcionado para reemplazar al presidente saliente Humberto Cholango.
 
Sin embargo, comenta Tibán, las bases de Chimborazo demandaron una mayor presencia política al interior del movimiento indígena. “Dijeron que Cotopaxi ya ha tenido la oportunidad de dirigir a los indígenas con  Jorge Guamán, como director de Pachakutik, mi esposo como vicepresidente de Ecuarunari, y yo como ex directora del Consejo de Desarrollo de las Nacionalidades (Codenpe). La posición de los compañeros de Chimborazo era válida”.

Tenesaca no es un dirigente  conocido a nivel político. Sin embargo, tiene  experiencia a nivel de organización y cuenta con un  amplio reconocimiento en las bases. Estas cualidades las resalta Humberto Cholango.

Es por ello que su designación tiene un mandato político  implícito: fortalecer la estructura interna del movimiento .
 
¿Esta encomienda tiene que ver con el anuncio de abandonar las mesas de diálogo y retomar las movilizaciones en enero? El Gobierno prefiere no opinar todavía. La secretaria de los
Pueblos, Doris Solís, dice que la búsqueda de acercamientos no se agotará.

Las advertencias contra el Régimen fueron evidentes. Sin embargo, hay sectores en el  oficialismo que conocen de cerca la lógica del movimiento indígena y  que miran  con tranquilidad la llegada de Tenesaca. La razón: el  ala más radical de la Ecuarunari habría sido derrotada. En el Gobierno había el temor  que Ilaquiche se impusiera en las elecciones internas. Según su lectura,  ello hubiese significado una mayor cuota de poder para Tibán, la dirigente  más crítica con el Presidente.
 
Al interior del Alianza País circula la versión de que hay un acuerdo  político en ciernes entre esta  asambleísta y el ex presentador de televisión, Carlos Vera, con el fin de crear un frente de oposición al Régimen.  Tibán lo niega totalmente. “Yo tengo una amistad con Carlos, pero  es un político de derecha que difícilmente podría compartir con la visión que tenemos los indígenas”.
  
En el Congreso de la Ecuarunari poco se comentó sobre esta supuesta alianza. Más bien, fue pública la posición  de Ilaquiche porque surja un candidato de consenso, viendo con buenos ojos el liderazgo de Tenesaca.
 
Sin embargo, en su discurso de posesión, el flamante Presidente dijo que no permitirá que la derecha ecuatoriana vuelva a resucitar utilizando a los indígenas. “Somos autosuficientes”.
 
Tibán insiste que la Ecuarunari salió fortalecida. “Buscamos la unidad;  para nosotros Correa no es la pesadilla”. En ese sentido, su posición es que los indígenas  replanteen el espacio de acción y protesta política. “Nuestro reclamo por las leyes debe enfocarse a la Asamblea Nacional”. La legisladora  cree que  Fernando Cordero ha dado muestras de autonomía al impulsar una ley de Comunicación de consenso  y que lo mismo puede pasar con las demás.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)