17 de December de 2009 00:00

Los indígenas exigen más protagonismo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Olga Imbaquingo y Agencias
sociedad@elcomercio.com

Los indígenas del mundo tienen su propia agenda en Copenhague. Se resume en dos ejes: rechazo a las ayudas económicas para afrontar el cambio climático e inclusión de sus derechos en todos los debates sobre el tema a escala  local, nacional y mundial.

Los altos costos
Australia, Francia, Japón, Noruega, Reino Unido y EE.UU.anunciaron una ayuda inmediata de USD 3 500 millones  en tres años para luchar contra la deforestación, responsable de 20% de emisiones de CO2. Un nuevo estudio de la Cepal   proyectó que, de no haber acciones para mitigar el cambio climático, los costos ambientales hacia 2100 serían de 137% del PIB actual de América Latina y el Caribe (USD 250 000 millones).
La confirmación de la llegada para hoy del presidente estadounidense Barack Obama abrió un halo de esperanza. Se confía de que  su presencia  ayude a lograr un acuerdo mundial.

“No queremos migajas. Queremos   que los países más ricos,  que son los grandes emisores de gases de carbono reduzcan esas emisiones, esa es nuestra propuesta unánime de los indígenas del mundo”, así dijo desde Dinamarca Marlon Santi, presidente de la Consejo de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie).

Mina Susana Setra, secretaria general de la Alianza de los Pueblos Indígenas de West Kalimantán en Indonesia, en conversación con este Diario, se mostró optimista por el nivel de conciencia que encontró en la sociedad civil frente a los problemas indígenas. Ella ve progresos en programas que  recompensan a los países que buscan proteger sus remanentes de bosques (conocido como Redd en inglés). “Esto es un avance de la nada a al menos algo”, aseguró.

Lamentó que “nada de lo que concierne a los pueblos indígenas, que somos los dueños y los que protegemos los bosques, está incluido en las negociaciones del debate” y ese es un reclamo formal del Consejo de los Pueblos Indígenas del Mundo, que incluye las comunidades nativas de las Américas, de Asia y África.

Los problemas de Indonesia son parecidos a los de la selva ecuatoriana: deforestación, avance de las plantaciones de palma africana y de maderas foráneas para la industria y explotación petrolera. “Están destruyendo nuestra tierra y nuestra cultura”,  aseguró Setra.

“Aparte del deshielo de la cordillera andina, lo que más me ha dejado perplejo es ver a través de las cifras y documentales que la cuenca del Congo se está secando y que los polos se derriten inexorablemente”, aseguró Santi, quien además habló del compromiso de realizar “una minga social planetaria” para presionar a los líderes políticos.

Después de esta cumbre “realmente sabremos quiénes son los enemigos del planeta”, dijo Santi y la respuesta de antemano la tiene Robby Romero, fundador de Native Children’s Survival, cantante y documentalista ambiental.   “Son los jefes de las grandes multinacionales. Aquí solo hemos venido a ver un reciclaje de promesas rotas y mientras las cabezas de las grandes trasnacionales no entiendan que la Tierra es nuestra madre y está viva no habrá esperanzas”.

Entre tanto, el presidente bolviano, Evo Morales, se declaró decidido ayer  a “defender el derecho de la madre tierra”.  Además, manifestó en rueda de prensa que   “vengo en nombre de los pueblos indígenas, que vivieron históricamente en armonía con la naturaleza, para defender el derecho de la madre tierra”.
 
Morales aseguró promover ante Naciones Unidas la adopción de una Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra, así como la creación de un tribunal de justicia climática, para que “los países con una industrialización irracional paguen su deuda con las víctimas del calentamiento global”. Agregó que  es una vergüenza que (los países industrializados) dediquen solo USD 10 000 millones  en ayuda a los países pobres para luchar contra el cambio climático”, afirmó, en referencia a una propuesta de financiación anual hasta 2012 que goza de amplia aceptación en Copenhague.

Ayer la cumbre entró en el túnel de la incertidumbre, en medio de un creciente ambiente de pesimismo con relación  a  un resultado final positivo. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)