1 de diciembre de 2017 00:48

Independentistas presos comparecen de nuevo ante la justicia española

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, durante una rueda de prensa en Brujas. Foto: EFE.

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, durante una rueda de prensa en Brujas. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 9
Agencia AFP

Los diez líderes independentistas catalanes encarcelados comparecerán de nuevo este viernes 1 de diciembre de 2017 ante la justicia española con la esperanza de quedar en libertad y poder participar en la campaña de las elecciones regionales del próximo 21 de diciembre.

Su hipotética liberación supondría un giro en la campaña hacia estos comicios, especialmente para las formaciones separatistas que, tras el fracaso de su proceso de secesión, centran su discurso en denunciar la supuesta represión de Madrid.

Los ocho dirigentes políticos y los dos presidentes de la asociaciones separatistas en prisión están citados a las 09:30 (hora local) en el Tribunal Supremo de Madrid, que a partir de ahora se encargará de investigar el proceso de secesión lanzado en esta región del noreste de España.

La causa estaba hasta ahora dividida entre este tribunal y la Audiencia Nacional, que el 2 de noviembre envió a la cárcel a ocho miembros del gobierno separatista destituido investigados por rebelión y sedición.

Antes, también había decretado la prisión provisional para los dos líderes de las asociaciones independentistas responsables de las grandes manifestaciones de los últimos años, Jordi Sánchez de ANC y Jordi Cuixart de Omnium.

Pero el traslado de la instrucción al Tribunal Supremo, que ya había dejado en libertad a otros líderes independentistas, abre las puertas a su liberación.

Los abogados de al menos seis independentistas, entre ellos el ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras, presentaron una alegación ante el juez solicitando su puesta en libertad.

En ella, renunciaban a la ruptura unilateral con España y aceptaban “la aplicación del artículo 155 de la Constitución” que permitió al gobierno español intervenir la autonomía catalana el 27 de octubre, después de que el parlamento regional declarara la independencia de manera unilateral.

Se trata de la misma estrategia utilizada por la presidenta del parlamento Carme Forcadell y otros cinco diputados que declararon a principios de noviembre ante este mismo tribunal y fueron dejados en libertad condicional.

La encarcelación de sus dirigentes causó enfado entre los militantes independentistas, que organizan protestas en Cataluña y lucen lazos amarillos en sus solapas.

“Es indigno e indecente” que estén en prisión, criticaba el jueves el presidente catalán destituido, Carles Puigdemont.

Él, junto a otros cuatro compañeros de gobierno, pudo escapar de la cárcel al haber marchado dos días después de la proclamación de independencia a Bélgica, donde se encuentra reclamado por la justicia española.

A pesar de su situación judicial, tanto Puigdemont como su vicepresidente Junqueras como la mayoría de excomponentes del gobierno catalán concurren a las elecciones regionales del 21 de diciembre, impuestas por Rajoy tras intervenir en Cataluña.

La retención de sus líderes, a quienes consideran “presos políticos”, monopoliza los discursos de campaña de los partidos independentistas, cuya antigua promesa de fundar una república terminó fracasando.

Si bien consiguieron celebrar el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre y declarar la secesión, a la hora de la verdad reconocieron carecer de los medios para crear un nuevo país.

Fracasada esta vía, los partidos independentistas no aclaran cómo piensan proceder si revalidan su victoria en las elecciones y centran la campaña en arremeter contra Madrid.

“La represión del Estado es el elemento movilizador del independentismo ahora mismo”, señaló el profesor de ciencia política de la Universidad Autónoma de Barcelona, Oriol Bartomeus.

“En el momento que ya no tienes presos políticos, tendrán que reorientar la campaña”, añadió.

La hipotética puesta en libertad de los políticos también podría reavivar las tensiones dentro del bloque separatista, especialmente entre el expresidente Carles Puigdemont y el exvicepresidente Oriol Junqueras.

A diferencia de los comicios de 2015, sus respectivas formaciones, el PDECAT (conservador) y ERC (progresista), se presentan por separado y compiten por liderar el movimiento independentista.

“Estás obligando a los independentistas a escoger entre el vicepresidente mártir de la cárcel o el presidente en el exilio”, afirma el politólogo de la UAB, Gabriel Colomé.

ERC parte con ventaja respecto a la lista de Puigdemont y ganaría los comicios según los sondeos, que también muestran un equilibrio de fuerzas entre independentistas y no independentistas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)