24 de octubre de 2014 08:29

La independencia de Latinoamérica pasa por la integración, según Correa

El presidente Rafael Correa ofrece una charla magistral titulada 'Ecuador, el desarrollo como proceso político', en el marco de las celebraciones por el medio centenario de la fundación del Organismo de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UN

El presidente Rafael Correa ofrece una charla magistral titulada 'Ecuador, el desarrollo como proceso político', en el marco de las celebraciones por el medio centenario de la fundación del Organismo de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), en Ginebra (Suiza), hoy, viernes 24 de octubre de 2014. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 35
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 60
Contento 0
EFE
Ginebra

La "independencia definitiva" de América Latina se conseguirá plenamente cuando todos los países de la región se integren y creen incluso una moneda común, defendió hoy (24 de octubre del 2014) en una disertación pública en Ginebra el presidente Rafael Correa.

"La Patria Grande, como llamamos a nuestra América Latina unida, ya no es solo un sueño de nuestros libertadores, sino la mejor, y tal vez única, manera de obtener nuestra segunda y definitiva independencia", afirmó Correa.

"Con la integración debemos buscar potenciar nuestras capacidades, y defendernos del neocolonialismo y del injusto orden mundial", agregó.

Correa fue el orador invitado de la decimoquinta edición de la Cátedra Raúl Prebisch, una serie de ponencias reservadas a grandes personalidades, y creadas en honor del primer secretario general de la Conferencia de Naciones Unidas para la Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), el economista argentino que les dio el nombre.

El presidente ecuatoriano habló durante más de dos horas en las que intentó trazar los desafíos a los que se enfrentan países pobres como el suyo, en su camino para el desarrollo económico y social.

El secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), el keniano Mukhisa Kituyi, recibe al presidente de Ecuador, Rafael Correa, a su llegada a la sede de las Naciones Unidas en Ginebra (Bélgica), hoy, vierne

El secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), el keniano Mukhisa Kituyi, recibe al presidente de Ecuador, Rafael Correa, a su llegada a la sede de las Naciones Unidas en Ginebra (Bélgica), hoy, viernes 24 de octubre de 2014. Foto: EFE

"En el siglo XXI el gran desafío de la humanidad es una lucha política que empieza por liberar a las grandes mayorías del dominio de las élites, por lograr la supremacía de los seres humanos sobre el capital, de las sociedades sobre el mercado y de nuestras naciones sobre los intereses de países hegemónicos y del capital trasnacional", resumió.

Sostuvo que "el mundo del futuro será un mundo de bloques", y delineó lo que podría constituir la integración del continente.

"Con solo unirnos podríamos conformar la cuarta economía más grande del mundo, con el 5,9 % del PIB mundial, con un tercio de las fuentes de agua dulce del planeta, con el primer lugar en producción mundial de alimentos y con reservas de hidrocarburos para los próximos 100 años".

Precisamente, y refiriéndose a los hidrocarburos y al medio ambiente, Correa se mostró ferozmente opuesto a dejar de explotar los recursos petrolíferos del Amazonas en aras a lo que definió como "ecologismo infantil".

"Hoy muchos exigen -sin ninguna solvencia moral- que no se explote el petróleo de la Amazonía. Pero eso implica un costo inmenso por los ingresos no recibidos".

"Debemos hacer el uso del extractivismo para salir de él, para pasar de la economía de recursos finitos a la economía de recursos infinitos: aquella basada en el talento humano y el conocimiento, pero sin el absurdo de rechazar el aprovechamiento de nuestros recursos naturales y ser mendigos sentados en costales de oro".

Volviendo al proceso de integración, Correa se mostró a favor de crear un Banco del Sur y un Fondo del Sur para conseguir mantener el ahorro de los países en la región y poder destinarlo a inversiones en el continente.

Asimismo abogó por una moneda regional. "Lo que es claro es que es un absurdo comercial en una moneda extrarregional".

"La mejor forma de liberalizarnos del imperio del capital es la integración, para alcanzar desde cosas tan sencillas como salarios mínimos regionales que impidan la absurda competencia entre nuestros países en favor del capital trasnacional, hasta como bloque incidir en el cambio del injusto e inmoral orden mundial".

Precisamente, Correa criticó duramente a los Tratados de Protección Recíproca de Inversiones, "donde el capital tiene más derechos que los seres humanos y cualquier trasnacional puede llevar a un país soberano a un arbitraje".

"Aquí también tiene un rol fundamental la integración. Una de nuestras principales propuestas en Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas) es la creación del centro de arbitraje de Sudamérica".

Por otra parte, el presidente ecuatoriano atacó "la falacia de que el libre comercio beneficia siempre y a todos", y denunció las trabas a la libre circulación de personas.

"Se prioriza la liberalización financiera y de mercancías, pero inconsecuentemente se criminaliza cada vez más la movilidad humana".

Durante su discurso, Correa desgranó los logros de Ecuador gracias a las políticas aplicadas durante sus casi ocho años de gobierno, y se mostró especialmente orgulloso de haber logrado disminuir la pobreza, reducir la desigualdad, y bajar el desempleo; de haber establecido el salario digno; de haber aumentado la cobertura a la seguridad social; y de los logros educativos.

"Creo en el talento humano. La educación es un derecho, pero también el mejor medio para alcanzar el buen vivir", concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)