23 de noviembre de 2016 00:00

Inconsistencias frenan cuatro cambios al seguro militar 

fernando medina / el comercio En el Hospital Militar de Quito, la atención a usuarios es normal. Su personal solventa las dudas en el primer piso.

En el Hospital Militar de Quito, la atención a usuarios es normal. Su personal solventa las dudas en el primer piso. Foto: Fernando Medina / EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 18
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 9
Fernando Medina

Las reformas al seguro militar (Issfa) cumplieron un mes de vigencia. Pero su aplicación aún no se concreta totalmente. Esto debido a que se identificaron “inconsistencias” que impiden que los cambios se ejecuten legalmente.

Por eso, hace tres semanas, las autoridades de la entidad militar pidieron a la Procuraduría del Estado que se pronuncie y recomiende las formas adecuadas para que los cambios se ejecuten.

El problema radica en que las reformas modificaron los servicios en cuatro áreas. Funcionarios del Issfa hablaron con este Diario y explicaron que debido a la nueva ley se tomaron acciones en cuanto a los seguros de enfermedad, maternidad, mortuorio y del fondo de vivienda (Fonifa).

Estos hechos generaron incertidumbre el 1 de noviembre del 2016. Ese día, el director del Issfa, Juan Francisco Vivero, pidió que se suspendan tres coberturas. Pero apenas se conoció esto, el ministro de Defensa, Ricardo Patiño, dispuso al seguro militar que se revierta con “carácter urgente” esa decisión que afectaba a los pensionistas y a sus familiares”.

Cuando los usuarios se acercaban a los hospitales de las Fuerzas Armadas les informaban que el Issfa ya no cubría los gastos de los hijos de los afiliados entre 18 y 25 años. Por eso comenzaron a pagar si querían acceder a los servicios.

Ese tipo de quejas llegó a la Asociación Nueva Visión, entidad que alberga a 9 000 uniformados pasivos y activos. Juan Robalino es parte de la directiva y relata que los soldados reportaron incidentes principalmente en Guayaquil, Latacunga, Loja y Manta.

Entre las 100 quejas que reposan en los archivos de Nueva Visión está la hija de un soldado que no fue atendida hace nueve días en Manta. Ese día otro afiliado también advirtió que su hijo no fue evaluado.

En Quito, las dudas se registraron en el Hospital Militar.
Por esto, personal especializado aclara, en el primer piso, que la atención no está suspendida. “Lo que cambió fue que las cuentas ya no se cobran al seguro militar, sino al Ministerio de Salud”, advierte una joven a los usuarios.

Esto también informó el martes 22 de noviembre el Ministerio de Defensa. Sin embargo, para Bolívar Silva, vocal del Issfa, esto es negativo, pues asegura que genera incertidumbre en los uniformados y sus familiares.

Además, señala que estos son efectos de la nueva ley que en el debate no se tomaron en cuenta. Precisamente, este sería uno de los puntos que se debía abordar hace tres meses en una reunión del Consejo Directivo del Issfa. Silva dice que esto no ocurrió porque se suspendió la reunión.

Pero, ¿en el debate de las reformas se conocía de estos cambios? El asambleísta y general en servicio pasivo, René Yandún, participó como veedor de la formación del texto definitivo y dice que “nunca se conoció que esto iba a pasar”.

Según el legislador, los miembros de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores de la Asamblea Nacional introdujeron estas modificaciones sin debatirlas.

Esto es rechazado por el asambleísta, Ángel Rivero, vicepresidente del organismo legislativo, quien asegura que “todos” los cambios fueron socializados. “Los textos fueron leídos y aprobados en la mesa y en el pleno”, dice.

Rivero también recuerda que hay que esperar al reglamento de aplicación. Este documento está en elaboración y ayudará a solventar dudas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (2)