23 de junio de 2015 18:13

Mueren 16 ancianos en México al incendiarse su asilo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El asilo de ancianos “Hermoso Atardecer” vivió una madrugada de terror este martes 23 de junio con la muerte de 16 internados en un incendio que devastó sus instalaciones, ubicadas en una zona rural de la ciudad mexicana de Mexicali (noroeste), informaron las autoridades que investigan si el siniestro fue provocado.

En la penumbra de las 04:00 locales (11:00 GMT) “el fuego se inició en una estructura de madera cercana al asilo, se aplicó de manera directa (intencional) y se propagó” a todo el inmueble, dijo el director de bomberos en Mexicali, Fernando Rivera.

De su lado, el alcalde de la ciudad, Jaime Díaz Ochoa, informó en rueda de prensa que “son 16 los abuelitos que fallecieron” y otros cinco resultaron heridos por quemaduras de distinto grado e intoxicación.

“Mis más sentidas condolencias a los familiares de los adultos mayores que perdieron la vida en el trágico incendio” en el Valle de Mexicali, dijo el presidente Enrique Peña Nieto en Twitter.

En declaraciones a la emisora Radio Fórmula, el alcalde Díaz no descartó que el siniestro haya sido provocado “por problemas en el manejo al interior de la asociación civil” que opera el asilo.

Francisco Rueda, secretario de Gobierno del estado de Baja California -al que pertenece Mexicali-, dio crédito a esta versión.

“Hay una presunción que se está investigando por el dicho de los propios responsables del centro, que hacen un señalamiento (sobre algo provocado) y nos toca a nosotros hacer las investigaciones correspondientes”, dijo.

Autoridades y cuerpos de emergencia fueron despachados al asilo, situado en una zona rural de las afueras de Mexicali, fronteriza con la estadounidense Calexico.

Según las primeras pesquisas, el fuego se habría propagado de afuera hacia adentro del asilo, que cuenta con extintores y cámaras de vigilancia.

Imágenes difundidas por periódicos locales mostraban los restos calcinados del albergue, que estaba rodeado por una malla metálica.

Abandonados 


El olor a quemado despertó a Teresa Ortiz, quien vive muy cerca del asilo y regularmente llevaba comida para los internados.

“Cuando empezó el aroma me asomé alrededor pero no vi nada y me acosté. Pensé que era el trigo que se estaba humeando”, comentó a la AFP la mujer de unos 50 años.

Al enterarse de la tragedia, Ortiz corrió al asilo para auxiliar a los ancianos, con los que estaba muy familiarizada.

Pero al llegar, cerca de las 06H00 locales, “el lugar estaba en llamas”, relató.

Este asilo, con capacidad para 60 personas, es administrado por la organización civil Sociedad Cultural Impulsora del Bienestar Social y tenía una década atendiendo a adultos mayores que estaban abandonados o en situación de calle.

Tras el siniestro, un grupo de 23 ancianos fue enviado a otro asilo de las cercanías para recibir atención médica.

Según el alcalde Díaz, de los 44 ancianos que se encontraban en el asilo sólo once -entre ellos cinco de los fallecidos- tienen familiares registrados, ya que en su mayoría son abandonados por sus hijos que se fueron a trabajar al vecino Estados Unidos.

En junio de 2009, un incendio en una guardería subsidiada por el estatal Instituto Mexicano del Seguro Social dejó 49 bebés muertos, una tragedia que desató gran polémica toda vez que el sitio operaba sin las mínimas condiciones de seguridad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)