15 de septiembre de 2014 12:24

La impopularidad de Hollande se agravó tras el libro de su expareja

Francois Hollande

El mandatario francés, Francois Hollande, debe enfrentar una baja significativa en las encuestas. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
EFE
París

La impopularidad de Francois Hollande, que desde hace tiempo ha pulverizado todos los récords para un presidente francés en ejercicio, ha vuelto a agravarse tras la publicación a comienzos de este mes del libro de su expareja, Valérie Trierweiler.

Según una encuesta de Ipsos para 'Le Point' realizada el viernes y el sábado pasados y divulgada hoy, 15 de septiembre, solo un 13 % de la población está satisfecho con Hollande, cuatro puntos porcentuales menos que en la anterior consulta de este instituto demoscópico.

La caída es particularmente severa (12 puntos) entre los simpatizantes del Partido Socialista, su formación política.
El porcentaje de los que manifiestan su hostilidad con el jefe del Estado aumenta cuatro puntos hasta el 83 %, y la mitad de ellos dicen tener una opinión "muy desfavorable", un máximo netamente por encima del que habían sufrido sus predecesores en sus horas bajas: Nicolas Sarkozy un 35 % en la primavera de 2011 y Jacques Chirac un 29 % en mayo de 2005.

El libro escrito por Valérie Trierweiler salió a la venta el pasado día 4 y en menos de dos semanas se ha convertido ya en uno de los mayores éxitos editoriales de la historia en Francia.

Hollande ha tenido que responder a las críticas más hirientes de Trierweiler en el terreno político para decir que es "mentira" que se burle del dolor social de los pobres, a los que según señalaba su antigua compañera, calificaba en broma de "sin dientes".

La caída de la popularidad del presidente ha ido en paralelo a la de su primer ministro, Manuel Valls, que se ha quedado con un 30% de buenas opiniones (cuatro puntos porcentuales menos).

Peor que eso es que un 63 % de los entrevistados (ocho puntos más) tienen una mala imagen de Valls, que mañana se somete con el resto de su Gobierno a un voto de confianza en el Parlamento con el desafío de algunos diputados socialistas del ala izquierda, que amenazan con abstenerse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)