29 de julio de 2015 19:07

La Iglesia colombiana condena la "esclavitud" que encarna la trata de personas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE
Bogotá

La Conferencia Episcopal de Colombia presentó hoy, 29 de julio, una campaña preventiva contra la trata de personas, que definió como una forma de esclavitud, y entre la que incluyó el mercado de embriones, con motivo de la jornada mundial de lucha contra ese flagelo que se celebra mañana.

El presidente del episcopado, monseñor Luis Augusto Castro, indicó en la presentación de la iniciativa "A la trata diga no", que además de la explotación sexual hay otras formas de trata de personas entre las que se incluye el mercado de embriones, el reclutamiento de niños y la extracción ilegal de órganos.

El prelado aseguró en una rueda de prensa que todas esas modalidades son "formas de esclavitud" que a partir de los años 70 del siglo pasado comenzaron a crecer y se han convertido en "empresas económicas enormes".

Monseñor Castro enfatizó en que la Iglesia Católica rechaza todas las formas de trata de personas, pero que una de las más graves tiene que ver con el mercado de embriones.

"Se trata de reconocer que un embrión es el comienzo de un ser humano y que por tanto todo el comercio que hay de embriones, la gran venta que hay, las grandes ganancias que hay con los embriones, eso es usar una economía ilícita al servicio de unos pocos, pero maltratando seres humanos", explicó.

Igualmente dijo que el comercio de embriones humanos, al que calificó de "fuerte" y "poderoso", deja 32 000 millones de dólares al año en ganancias.

"No es tan fácil luchar contra el mismo, pero hay que hacerlo", aseguró.

Castro añadió que otro aspecto de ese flagelo es la congelación de embriones porque "congelan mil para utilizar uno, 999 quedan totalmente eliminados". "Eso no tiene sentido", agregó.

El prelado sostuvo que ese ilícito ha estado "solapado, protegido y que por eso ha sido tan difícil luchar contra él".

De otro lado, el jerarca católico afirmó que el reclutamiento de niños es "una forma de esclavitud tremenda" porque un menor que crezca en ese ambiente empieza a matar como si fuera un juego "y después es difícil que esté en sus cabezas el valor de la vida ajena".

También rechazó la extracción ilegal de órganos, así como el matrimonio servil y la mendicidad ajena.

Por su parte, el viceministro de Relaciones Políticas del Ministerio del Interior, Carlos Ferro, quien estuvo presente en el lanzamiento de la campaña, manifestó el respaldo del Gobierno y su obligación de liderar una política pública en materia de trata de personas.

"Nosotros desde el Ministerio desarrollamos el contexto legal para que el Estado colombiano tenga unos instrumentos para consolidar esta política pública", señaló Ferro.

El funcionario agregó que la idea es buscar herramientas, mostrar resultados y trabajar en la prevención frente al comercio mundial de la trata de personas "que afecta los derechos humanos de todos los ciudadanos".

En los últimos tres años el Gobierno de Colombia ha repatriado a 163 de sus ciudadanos víctimas de trata de personas en el exterior.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)