30 de marzo de 2015 20:05

Sin subsidio estatal, aporte al IESS subiría para afiliados

El Hospital Teodoro Maldonado, que está en manos del Seguro Social, fue declarado en emergencia en enero pasado. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO.

El Hospital Teodoro Maldonado, que está en manos del Seguro Social, fue declarado en emergencia en enero pasado. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 852
Triste 25
Indiferente 6
Sorprendido 13
Contento 37
Mónica Orozco y Elena
Paucar. Redactoras (I)

El mandatario Rafael Correa ha dicho en tres ocasiones que no le dará “20 centavos más” al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para el pago de pensiones.

Pero, según informes de la propia entidad, los escenarios a futuro del IESS sin estos recursos serán tan críticos que afiliados, empleadores y jubilados tendrán que cubrir el hueco que deje el aporte estatal.

La Ley de Seguridad Social obliga al Estado a cubrir el 40% de las jubilaciones. Pero, según el Mandatario, el IESS tiene superávit y no tiene sentido entregar estos recursos.

Para corregir esto, dijo, está en trámite un proyecto de ley en la Asamblea, que elimina la entrega de ese valor fijo y plantea uno variable. El primer debate ya pasó y el informe para el segundo estará listo para la próxima semana.

Pero ¿tiene el IESS “tanta plata” como se cree? Dos informes del propio Seguro contradicen la posición gubernamental. Sin el aporte estatal, los ahorros que hoy tiene el IESS para pensiones, que superan los USD 7 000 millones, solo alcanzarían para pagar las jubilaciones en los próximos 12 años, anota un informe de la Dirección Actuarial del IESS, del 31 de agosto pasado.

El estudio agrega que en el 2053 se registraría un déficit actuarial o faltante de recursos de USD 70 000 millones para pagar pensiones. Ese hueco financiero equivale a casi el 70% de todos los ingresos que genera la economía ecuatoriana en un año y casi dos veces el Presupuesto del Estado del 2015.

El informe propone tres medidas para compensar una eventual eliminación del 40% de aporte estatal. La primera es subir el aporte. Hoy, afiliados y empleadores aportan el 9,74% del salario del trabajador para el pago de pensiones. El informe actuarial plantea subir esta contribución al 12,67. Con ello, el aporte total al IESS subiría de 20,6 a 23,53%.

La segunda medida es reducir el monto de pensiones que recibirán los futuros jubilados, al ampliar la base de cálculo de las pensiones de 5 a 15 años.

Finalmente, cambiar el actual mecanismo de incremento de pensiones. Hoy, el alza es de hasta el 16% al año para quienes menos ganan. La propuesta plantea que el alza sea solo del 4 al 7% anual máximo.

Ya en marzo del 2013, otro informe del IESS, auditado por la consultora Actuaria, advirtió que el aporte estatal era vital para el sostenimiento del sistema de pensiones.

Ese mismo informe advirtió, además, que el Fondo de Salud, que paga las atenciones médicas de los afiliados, registrará un déficit de USD 2 613,1 millones en 5 años.

Según el documento, la incorporación gratuita y sin estudios técnicos de menores de 18 años a la atención de salud de la entidad en el 2010, mediante reforma legal, afecta el Fondo de Salud del IESS. El análisis planteó estudiar un alza de aportes de los afiliados para cubrir la atención de salud de los hijos y bajar gastos administrativos. Correa dijo que estos escenarios son a futuro y no consideran que se hagan correctivos.

Desde el 2002, el IESS reclama al Estado más de USD 1 700 millones por atenciones médicas a jubilados y a afiliados con enfermedades catastróficas.

Un análisis de la Contraloría, de febrero pasado, puntualiza que la falta de ese pago ocasionó que “el IESS no recupere valores que le permitan mejorar la inversión en salud”.

En su primera visita al Hospital Teodoro Maldonado, en Guayaquil, el presidente del IESS, Richard Espinosa, aseguró ayer que “el Gobierno no le está adeudando al IESS”. A esa conclusión se llegó, según explicó, tras un análisis legal realizado dentro de la institución.

“Ustedes saben que salió una ley en el año 2001, que nunca tuvo reglamentación y que no tenía consonancia con nueva Constitución del 2008, por lo que se evidencia que el Gobierno central no le está adeudando al IESS”, señaló.

Indicó que por el exceso de liquidez que se ha tenido el IESS, “hemos tenido que inclusive financiar, con la misma plata que el Gobierno da, financiarle al mismo Gobierno central. Eso no tiene ningún sentido”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (107)
No (18)