El IESS usará ahorros y venderá bienes para pagar pensiones el 2016

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en la avenida 10 de Agosto. Foto: EL COMERCIO

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en la avenida 10 de Agosto. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 361
Triste 3
Indiferente 3
Sorprendido 7
Contento 22
Mónica Orozco
y Andrés Jaramillo
29 de diciembre de 2015 15:44

Al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) le hará falta USD 1 738 millones para pagar los gastos de pensiones en el 2016.

Para cubrir este monto, la entidad echará mano de sus ahorros con la desinversión de USD 1 588 millones en el 2016, y proyecta vender bienes y servicios por USD 150 millones (terrenos, inmuebles, etc.).

Esto consta en el presupuesto del IESS que fue aprobado el miércoles pasado por el Consejo Directivo, máximo regulador de la entidad.

El organismo proyecta que los gastos del IESS en el 2016 ascenderán a USD 7 669 millones (con egresos administrativos).
Según el documento, el próximo año la entidad percibirá USD 1 616 millones en ingresos por aportes para el seguro de pensiones, pero los gastos para estas prestaciones más que duplican esa cifra al sumar USD 3 431 millones.

Esto se debe principalmente a que desde noviembre pasado el fondo de pensiones recibe menos ingresos por cambios en la normativa. El 13 de noviembre, el Consejo Directivo aprobó la resolución CD 501 que modificó la tabla de aporte de los afiliados y empleadores.

La decisión se tomó en ausencia del vocal de los empleadores ante el Consejo, Felipe Pezo, y un día después de que la vocal de los afiliados ante este organismo, Paulina Guerrero, quien se había opuesto a la medida, fuera destituida.

El cambio, que arranca este año y termina el 2020, no implicó un incremento en la tasa de aporte sino una distribución interna con el fin de reducir los ingresos que recibe el seguro de pensiones y aumentar los recursos para cubrir el déficit del seguro de salud, que cubre las atenciones médicas de los afiliados y jubilados.

La medida fue cuestionada por asambleístas de oposición y por un segmento de los jubilados y trabajadores.

El titular del Consejo Directivo del IESS, Richard Espinosa, ha defendido la medida. Días atrás el funcionario señaló que el cambio se tomó con base en estudios actuariales y que el fondo de pensiones registra un superávit mientras que el de salud tiene déficit.

Además, dijo que para no afectar a futuro el fondo de pensiones, a partir del 2021 aumentarán los recursos que recibe este fondo y, en cambio, los de salud se reducirán.

Pero el vocal de los empleadores, Felipe Pezo, calificó en noviembre pasado a la medida de “mala” y consideró que acorta la vida del fondo de pensiones del IESS. Además, señaló que los estudios que respaldan la medida son parciales.

Omar Serrano, exrepresentante de los afiliados al Biess, cree que la medida tiene dos implicaciones. Si bien el fondo de pensiones tiene hoy ahorros por casi USD 10 000 millones, el cambio en el aporte le significa casi una merma de USD
1 600 millones solo en el 2016. “Se tomará esos fondos ahorrados (y que son para cubrir las pensiones del futuro) para cubrir los gastos operativos del 2016. Si empezamos a hacer eso cada año, en poco tiempo no va a quedar nada del fondo”.

El segundo tema que preocupa -dice- es que si hay menos ingresos el Biess tendrá menos posibilidades para hacer su plan de inversiones. “Cómo afectará eso a los préstamos hipotecarios y quirografarios es la pregunta que queda”, dice.

El Biess aclaró hace unos días que el cambio no afectará la entrega de préstamos hipotecarios del próximo año.

En cambio, según el presupuesto del IESS, tanto los ingresos por aportes como los gastos de salud se incrementarán en más del 50% en el 2016. Uno de los retos que ha enfrentado la entidad durante este año ha sido cubrir su deuda con los prestadores de salud externos y ampliar su infraestructura de salud.

La distribución de fondos apunta a resolver esos problemas en el 2016. El Seguro Social informó que en este año tenía programado pagar USD 751 millones a prestadores externos.

Desde la firma de la resolución CD 501 hasta la primera quincena de diciembre se canceló USD 52 millones. En total en lo que va del año, sumados esos 52 millones, ya se ha pagado 711 millones. El saldo restante de la programación será desembolsado hasta finalizar el año, según informó la entidad.

En cambio, para el siguiente año, está previsto desembolsar otros USD 760 millones, mismos que incluirán los servicios que están previstos dar en el 2016. “El IESS está en capacidad de cubrir el próximo año la totalidad de los montos siempre que recibamos los justificativos”, señaló en un comunicado el Seguro.
Tanto la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados del Ecuador, como la Asociación de Prestadores Externos Ambulatorios de Pichincha confirmaron a este Diario que los pagos se están dando de forma progresiva.

Además, están en agenda para el próximo año la construcción de nueva infraestructura hospitalaria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (43)
No (15)