13 de February de 2010 00:00

El IESS se ahorró USD 234 376 000 al comprar fármacos e insumos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Sociedad

Un poco antes del mediodía, la amplia y oscura sala de la Cámara de la Pequeña Industria de Pichincha (Capeipi-norte de Quito)  quedó casi vacía. Desde hace un mes y hasta ayer, el IESS utilizó este espacio físico para adquirir medicamentos para todos los hospitales y dispensarios   de salud  que maneja a escala nacional.

Para la compra,  el Seguro Social   utilizó el sistema denominado subasta  o puja  inversa. Es decir,  ganaron las empresas que presentaron las ofertas económicas más baratas en cada producto.



La inversión del ahorro
Ramiro González  señaló   que  el monto ahorrado se  invertirá  en salud. Incluso habló  de  nuevos hospitales para los afiliados.
 Al menos 117 ítems, de   los  444 comprados serán  producidos  por la industria nacional. “Con ello se propicia  la generación de empleo y el desarrollo de la  industria en ese campo”, indicó un comunicado del Seguro Social.
González confirmó que  en   el hospital Carlos Andrade  Marín están abiertos tres expedientes en contra de médicos que  públicamente se  quejaron por la adquisición de medicamentos  genéricos en 2009.
     Uno de ellos es el   médico nefrólogo  Rómulo Campaña.

En total, para dos años, el IESS dispuso USD 600 millones.  Pero al comprar los fármacos e insumos más convenientes económicamente,  solo invirtieron USD 365  624  000.    Por eso,   al  cierre de la subasta,   el presidente del Consejo Directivo del Seguro,  Ramiro González, señaló que se ahorraron USD  234   376 000 . 

Con este mecanismo se compraron más de 400 tipos de fármacos, aunque faltan 44. Estos no se compraron, porque no hubo ofertas o porque las empresas que se presentaron      no cumplieron   los requisitos  exigidos.  Para este grupo se  hará    otro proceso, que   se desarrollará   desde el lunes 22.

La primera compra por medio de subasta inversa se desarrolló en 2009. Médicos y pacientes se quejaron, porque los productos   adjudicados  en ese año “son    de mala calidad y causan efectos  negativos”.  Carlos Daza fue uno de los pensionistas afectados. Por eso, en la compra para los dos años siguientes   participó   como veedor. “Estamos vigilando, para que ahora no se vean solo  los precios, sino también la calidad”.

González  reconoció que en el primer año de aplicar este mecanismo hubo inconvenientes. “Pero se ha superado todo. Ahora hemos pedido muestras de los medicamentos y ya han visto los médicos. Adicionalmente estamos montando la farmacovigilancia. Me dicen que la Espe y la Universidad Central también pueden hacerlo, para que de esto no se encargue solo el (Instituto de Higiene) Izquieta Pérez”.

En este proceso no solo se compraron medicinas genéricas, sino también de marca. “Aquí entraron todas las empresas, porque es una licitación”, dijo González.

Un informe que el IESS entregó ayer señala que, entre nacionales y extranjeros, 66 empresas ofertaron fármacos, 62 materiales de curación, 11 productos de laboratorio, 22 para rayos X, siete para banco de sangre, 11 para materiales odontológicos y nueve   para materiales de diálisis. En total, el IESS recibió 5 151 ofertas.

Daza confirmó que desde el miércoles de la próxima semana presionarán  para  que se firmen cuanto antes los contratos con las empresas ganadoras. Según  González,   tiene  10 días  para suscribir los documentos   y   las empresas adjudicadas cuentan con  tres semanas para comenzar a entregar los insumos y medicamentos.

Aníbal Carrera, otro veedor, se mostró satisfecho por el procedimiento aplicado.  “Ha sido claro y transparente todo”, manifestó.
  
La próxima semana se  conocerán las   compañías  ganadoras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)