10 de January de 2010 00:00

Ideas del Presidente

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Maldonado Albán

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El libro escrito por el presidente Correa tiene un mérito enorme: nos muestra -con absoluta candidez y desenfado- las ideas que este ex profesor universitario y PhD en Economía tiene sobre temas como la inflación, el empleo y los precios.

A lo largo de su libro, el Mandatario ecuatoriano no explica tanto las teorías o pensamientos que él apoya, sino que critica las ideas y nociones que considera absurdas y hasta ridículas. En este sentido, uno se lleva la impresión de que el credo económico del presidente Correa es la sumatoria de una serie de escepticismos y desencantos antes que de certezas y propuestas concretas.

Por ejemplo, el libro critica duramente al proceso de sustitución de importaciones de los años 60 y 70. Correa insiste con vehemencia en que el error de aquella iniciativa fue haber dejado apreciar el tipo de cambio real, pues aquello restó competitividad a las exportaciones ecuatorianas y abarató artificialmente las importaciones. En aquellas páginas, Correa condena que la estabilidad de la moneda haya sido “sostenida por Decreto”.

Con aquellos argumentos, el lector es tentado a creer que el Presidente se apresta a explicar la necesidad de una política cambiaria activa, pero no. Correa también descalifica al esquema de flotación del tipo de cambio, sin explicar qué sistema cambiario alternativo -¿bandas? ¿minidevaluaciones? ¿flotación sucia?- sería el más conveniente.

Algo similar ocurre en el capítulo dedicado a la crisis de la deuda durante los años 80, en el que Correa cuestiona fuertemente el excesivo gasto fiscal y el sobreendeudamiento que sobrevino a causa de ese gasto desproporcionado. Sorprendentemente, pocas páginas más adelante, el mismo autor hace una crítica feroz a las reglas de disciplina fiscal...

Mención aparte merece su disquisición sobre el fenómeno inflacionario (pp. 113-119). El presidente Correa afirma que una subida de precios solo afecta a los ‘activos líquidos’ (asumo que se refiere a los activos monetarios). 

Si la inflación aumenta en 10%, las personas podrán comprar 10% menos con su dinero, asegura. Pero “esta pérdida por inflación constituye un costo para los tenedores de activos líquidos, pero no una pérdida neta para la sociedad”, porque ese 10% se va al Gobierno que emitió la moneda, agrega Correa. ¿No hay pérdida social,  porque la riqueza que se le quitó a los ciudadanos fue transferida al Estado (EE.UU., en este caso)? Eso sí es llevar la contabilidad al extremo…

Libro espectacular el del presidente Correa, que pasará a la historia como el testimonio vívido de un Mandatario que se ha formado ideas económicas que por lo menos pudieran calificarse de controversiales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)