6 de febrero de 2015 07:28

El humo de los coches ahoga a los madrileños

Vista del parque Casa de Campo, en Madrid , muestra la contaminación que cubre el cielo de la capital española. Foto: Archivo / AFP

Vista del parque Casa de Campo, en Madrid , muestra la contaminación que cubre el cielo de la capital española. Foto: Archivo / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 0
Agencia AFP

Los madrileños llaman “boina” a la espesa capa grisácea de contaminación que oscurece el azul del cielo de Madrid, aunque para una asmática como Conxi Grau, se trata más bien de una bufanda asfixiante.

“En el pecho me ahogo, aumenta la fatiga, no puedes hacer una vida normal”, asegura esta enfermera de urgencias de 64 años, presidenta de la asociación de asmáticos de Madrid.

La ciudad cuenta con 3,2 millones de habitantes y 1,6 millones de vehículos en circulación, responsables en 2013 del 70% de la contaminación por dióxido de nitrógeno, según la asociación Ecologistas en Acción.

Según un palmarés difundido en junio de 2014 por la asociación francesa Respire basándose en datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente sobre tres agentes contaminantes, Madrid es la sexta gran ciudad más contaminada de Europa, superando a Roma, Londres o París.

Ecologistas en Acción, que estima que 2.000 personas mueren al año en la ciudad por la contaminación del aire, ha denunciado al ayuntamiento, gobernado por la derecha desde 1991, acusándolo de no tomar suficientes medidas.

En dos semanas apenas, a principios de enero, Madrid ya superó límites anuales de dióxido de nitrógeno fijado por una directiva europea, según este grupo.

La capital española no ha logrado nunca quedarse por debajo de ese nivel máximo desde su aplicación en 2010, según Ecologistas en Acción, lo que podría acarrearle una fuerte multa de la Comisión Europea.

Más pacientes en el hospital


El asunto también se ha colado en la campaña para las elecciones locales de mayo. El candidato socialista Miguel Carmona lo ha hecho suyo y, apoyándose en testimonios de médicos, asegura que las dificultades respiratorias han aumentado un 30% durante la primera quincena de enero.

El tribunal madrileño receptor de la denuncia todavía no ha decidido si la admitirá a trámite.

Para Diego Sanjuanbenito, encargado de Medio Ambiente en el ayuntamiento, se trata de una polémica partidista.

Los picos de contaminación que superan los límites europeos han disminuido desde que el ayuntamiento, dirigido por Ana Botella (Partido Popular, derecha) , inició en 2011 un plan para mejorar la calidad del aire, afirma este concejal.

La ciudad ha limitado el acceso de algunos vehículos diésel en varios puntos como prevén hacer otras capitales europeas como París o Londres. También ha instalado en 2014 “ parquímetros inteligentes ” más caros para los vehículos más contaminantes, explica a la AFP .

Demasiados coches 


La contaminación del aire mata a siete millones de personas en el mundo cada año, según la Organización Mundial de la Salud.

Frente a estas cifras inquietantes, Londres y París han propuesto cada una nuevas medidas. La alcaldesa parisina Anne Hidalgo, anunció recientemente que desea prohibir a partir del 1 de julio la circulación de autocares y camiones “más contaminantes” y pretende hacer semi-peatonal el centro.

En Madrid, el problema procede, según Sanjuanbenito, de la gran proporción de vehículos diésel, que representan un 70% del parque automovilístico.

“Creo que hay un uso excesivo del vehículo”, admite, antes de añadir que si se decretara “ la prohibición de circular a los vehículos diésel supondría un volumen económico de gasto tan descomunal que las familias no podrían afrontarlo” .

A mediados de enero, la lluvia y el viento dispersaron la espesa boina de aire contaminado de Madrid, pero Conxi Grau asegura que la sensación de asfixia regresará con el próximo anticiclón.

“En este país no se tiene en cuenta que el respirar es la primera necesidad básica”, se lamenta.

Finalmente, el jueves, la junta de gobierno municipal adoptó “un protocolo de medidas para episodios de alta contaminación”, estableciendo niveles de pre-aviso, aviso y alerta.

El protocolo prevé medidas informativas para sensibilizar a la población, reducir la velocidad y restringir el tráfico.

A partir del 1 de marzo se podrá prohibir la circulación a la mitad de los vehículos particulares cuando se registre un nivel muy alto de contaminación, lo que nunca ha ocurrido hasta ahora.

“Madrid tiene un problema estructural de contaminación. Estas son medidas excepcionales, son paliativos, Madrid necesita un plan a mediano plazo ” , comenta Mariano González, coordinador de transportes de Ecologistas en Acción. “ Pero es mejor eso que nada”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)