6 de December de 2009 00:00

Homero Miño mantiene sus toros bravos en miniatura

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Byron  Rodríguez V.

La casa de campo del conocido chef   Homero ‘Chicho’ Miño es un santuario del toro.

Cálida y rústica, la vivienda se levanta en un verde  paraje de La esperanza, a un paso de El Quinche, oriente de Quito. Homero Miño, quiteño de 58 años, es alegre y jovial. Irradia energía. Y más cuando acaricia sus objetos más preciados: 70 toros hechos en diversos materiales: cerámica, cristal, plata, resina, arcilla...

Su hierro ganadero en miniatura está diseminado por la sala y el bar -que se asemeja a un burladero. Cualquier aficionado a la tauromaquia contemplaría con gusto los toros  de buena hechura, de anatomías armoniosas, de gran estampa. Los adquirió en sus  viajes a España, México, Colombia y otros países. Los ojos verdes de Miño refulgen cuando muestra dos toros a los que llama su pasión: Asturiano, realizado por el doctor Santiago Iturralde, en 1984, a propósito de un encuentro de cirugía taurina que hubo en Ciespal, Quito. El tema que convocó a conocidos médicos fue el análisis de la muerte de Paquirri (Pozo Blanco, 1984).

Asturiano  es  de arcilla. El otro es del escultor Édgar Balseca, una perfecta réplica de Pajarito -el nombre lo puso Miño- el poderoso burel que saltó a los tendidos en la Monumental de México, hace dos años, e hirió a seis espectadores. Es  azabache y descansa en una base de piedra.

Dos toros de colores destellan con el sol que se cuela por las cortinas; un azul y dorado, pintado por Jaime Zapata; y el segundo del artista Carlos Monsalve.

Aris Navarrete, un escultor español, ha nombrado a su obra Mirando a los tendidos: un gran toro castaño  levanta su   cabeza. Las dimensiones de los toros: 70x35 cms., el más grande -lo hizo Carlos Iturralde, y uno de 8 cms. 

Miño, profesor de garde manger y garnish, de la USFQ, comenzó su colección hace 25 años por su esfuerzo y el apoyo de amigos y familiares.

Detrás de un grupo de toros se destaca una pared repleta de fotos  del chef  junto a importantes figuras  -datan desde los años ochenta: Enrique Ponce, Javier Conde, Víctor Méndez, Jesulín de Ubrique, Fabián Mena, Rivera Ordóñez, Guillermo Albán.

En el ambiente suena la voz grave de  Manolo Escobar. Canta  un pasodoble de traiciones y olvidos. Miño, quien ha obtenido 63 medallas  nacionales e internacionales como chef, muestra un capote de paseíllo de Rafael  de Paula, otro de Ortega Cano; abundan las banderillas, las tintas del maestro Viteri... Miño fue el primer ecuatoriano que ingresó a la Academia Culinaria de Francia, en 1994. Si la cocina es su pasión, los toros son su  vida. Él se queda  mirando, con un dejo de nostalgia, una foto de  2001,

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)