4 de abril de 2016 22:40

Un hombre fue detenido por violencia psicológica contra su expareja

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 22
Triste 10
Indiferente 2
Sorprendido 5
Contento 3
Sara Ortiz

Una llamada a la Policía alertó de un posible caso de violencia intrafamiliar en el interior de una casa, en el barrio de Cotocollao, en el norte de Quito. Cuando los agentes llegaron al sitio encontraron a una mujer muy nerviosa y que lloraba. Ella les contó que su ex pareja le había dicho: "eres tonta, eres necia". Y que luego del insulto la empujó, además que en otra ocasión, que no denunció, él le habría amenazó con un cuchillo.

El hombre fue inmediatamente detenido y conducido a la Unidad de Flagrancia. El hecho sucedió la noche del domingo.

Un día después, la mañana de este lunes 4 de marzo del 2016, se realizó la audiencia de flagrancia y el sospechoso recuperó su libertad.

Le pelea

La Fiscalía acusó al hombre de violencia psicológica contra su expareja. Para el fiscal el insulto y el estado de nerviosismo de la mujer eran evidencias de que había un grado de afectación emocional en la víctima. Además, por este delito, el Código Orgánico Integral Penal, establece una condena de entre 30 días hasta tres años de cárcel, si hay un daño grave en la salud emocional.

Sin embargo, en la audiencia el hombre aseguró que él fue primero agredido físicamente por su exconviviente, quien le habría golpeado en la cara. Él relató al juez que la mujer le invitó a celebrar el cumpleaños del hijo que procrearon, ero en la fiesta, la mujer le reclamó por una foto que él publicó en su perfil de Facebook y en la que se lo ve rodeado de amigos.

"Yo le respondí que soy sociable, pero ella me prohibió que vuelva a salir", contó el detenido. Además dijo que hace un año se separaron y que no han tenido contacto más que para hablar de su hijo. Y enfatizó que él fue quien llamó a la Policía.

El juez, luego de escuchar a las dos partes indicó que sí era legal la detención del hombre, quien tuvo que pasar la noche en las oficinas judiciales, pero que no calificó la flagrancia.

Concedió una boleta de auxilio a la mujer y ordenó al procesado a no acercarse a ella y finalmente le devolvió la libertad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (3)