8 de noviembre de 2016 21:38

Hillary Clinton y Donald Trump en reñido duelo electoral

Con el escrutinio finalizado en apenas un puñado de estados, ya que otros al oeste siguen votando, las cadenas de televisión ya anunciaron que Trump ganó en Indiana, Kentucky y Virginia del Oeste, mientras la experimentada política conquistó Vermont.

Con el escrutinio finalizado en apenas un puñado de estados, ya que otros al oeste siguen votando, las cadenas de televisión ya anunciaron que Trump ganó en Indiana, Kentucky y Virginia del Oeste, mientras la experimentada política conquistó Vermont. Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 4
Agencia AFP

La demócrata Hillary Clinton y su rival, el outsider republicano Donald Trump, se disputaban codo a codo la presidencia de Estados Unidos al divulgarse los primeros resultados, con los ojos puestos en Florida donde la victoria es crucial.

Clinton, que acaricia el sueño de convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos a los 69 años, y el magnate multimillonario Trump, de 70, culminaron el martes 8 de noviembre de 2016 una reñida campaña de casi dos años plagada de insultos y ataques personales.

Con el escrutinio finalizado en apenas un puñado de estados, ya que otros al oeste siguen votando, las cadenas de televisión ya anunciaron que Trump ganó en Indiana, Kentucky y Virginia del Oeste, mientras la experimentada política conquistó Vermont.

No se conocerá el ganador definitivo hasta las 23:00 del martes 8 de noviembre. Por primera vez en la historia, el voto latino, que rompe récords cada cuatro años debido al crecimiento de la población, podría ser decisivo y ayudar a Clinton a alcanzar la Casa Blanca.

El miedo a una victoria de Trump, que ha dicho que los mexicanos son “violadores” y “narcotraficantes”, y que si es elegido, construirá un muro en los 3 200 km de frontera con México y deportará a los 11 millones de indocumentados del país, ha movilizado a los hispanos, la primera minoría del país.

La mayoría de los latinos votan a Clinton, pero tradicionalmente acuden poco a las urnas. En Florida, que Trump precisa para ganar y donde Clinton ha avanzado gracias al voto de los puertorriqueños, los candidatos estaban cabeza a cabeza: con 91% de los votos escrutados, Trump aventajaba ligeramente a Clinton por 49,1% contra 47,8%.

“Haciendo historia”

“Estamos haciendo historia, la gente está saliendo a votar”, dijo en Miami el puertorriqueño Jimmy Torres, coordinador de la ONG Boricua Vota. “Es emocionante que nos toque este rol. Nosotros podemos tirar el juego para un lado o para el otro”.

El propio Trump reconoció lo que estaba en juego al pedir en Twitter al final de la jornada el voto en Florida. “No se den por vencidos, sigan saliendo a votar; esta elección está lejos de haber terminado. Nos está yendo bien pero hay tiempo de sobra ¡Vamos Florida”, tuitéo.

En el barrio latino de East Los Angeles, para el mexicano estadounidense Margarito Salinas, de 88 años, la opción era fácil. “Ese tipo es casi un nazi” , dijo Salinas. “Yo le di mi voto a 'La Señora'”.

En Corona, Queens, el corazón hispano de Nueva York, la mexicanoestadounidense Rosa Hernández, de 34 años, cuenta que votó por “La Hillary” porque “tiene la cabeza un poquito más ordenada que Trump, que tiene mucho racismo, está lleno de odio contra los mexicanos y las mujeres, no está en sus cabales”.

Una alegre Clinton votó temprano, poco después de las 08:00 locales en una escuela cerca de su casa en Chappaqua, en el estado de Nueva York. “Espero ser recordada como alguien que comenzó a ayudar a sanar nuestro país, superar la división”, dijo luego a la radio WOKQ.

La candidata demócrata Hillary Clinton votó en Chappaqua, en el estado de Nueva York. Foto: Agencia AFP

La candidata demócrata Hillary Clinton votó en Chappaqua, en el estado de Nueva York. Foto: Agencia AFP

Donald Trump votó en una escuela cerca de la Trump Tower en Manhattan, bajo los abucheos de simpatizantes de su rival que le gritaban “¡Nueva York te odia!”. Con rostro serio, votó junto a su esposa Melania en cabinas distintas. “Fue una difícil opción”, bromeó después.

El recinto de votación de Donald Trump fue en el centro de Manhattan, en Nueva York. Foto: Agencia AFP

El recinto de votación de Donald Trump fue en el centro de Manhattan, en Nueva York. Foto: Agencia AFP

Los dos candidatos tienen previsto realizar “fiestas de la victoria” para esperar los resultados al final de la jornada, ambas en Manhattan, a apenas 3 km de distancia. La votación fue pacífica, pero al final del día un tiroteo que dejó un muerto y tres heridos en un barrio residencial de Azusa (40 km al este de Los Angeles) provocó el cierre anticipado de dos oficinas de votación cercanas.

Hartos

Después de 693 días de drama, insultos y escándalos, la campaña dejó a una población exhausta. Un 82% de los estadounidenses se declararon hartos en un sondeo reciente. Los dos candidatos son como el agua y el aceite: la abogada Clinton es una figura política hace 25 años, a quien la mitad de los estadounidenses detesta y duda de su honestidad. Esposa del expresidente Bill Clinton (1993-2001), fue primera dama, senadora y luego secretaria de Estado del presidente Barack Obama.

Menos querido aún, Trump, millonario exestrella de telerrealidad y sin haber sido electo nunca, supo interpretar como nadie los temores de una clase media blanca frustrada en un mundo en mutación.

Antiinmigrante y sexista, impulsivo y corrosivo, denunciado por varias mujeres que dijeron haber sido toqueteadas por él, marcó para siempre un estilo de hacer campaña política. La dirigencia del partido Republicano le dio prácticamente la espalda.

La candidatura de Trump causó pánico en los mercados mundiales, pero Wall Street cerró con una leve alza de 0,4% ante una expectativa de triunfo de Clinton. El ganador necesita llegar al número mágico de 270 votos electorales, surgidos, en realidad, de 51 mini escrutinios en cada estado y la capital, Washington.

Además de presidente, los votantes elegirán una nueva Cámara de Representantes y 34 de los 100 escaños del Senado. Los demócratas intentarán conquistar la mayoría del Senado, mientras que la Cámara permanecerá en manos de los republicanos, informaron las televisiones estadounidenses.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (3)