24 de November de 2009 00:00

Los hermanos Chiluiza afrontan la Vuelta con bicicletas caseras

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción  Deportes
deportes@elcomercio.com

Édison Montaluisa es el ángel  guardián de los hermanos Fabián, Jorge  y  Ciro Chiluiza Pila, desde enero de 2009. Gracias a la gestión que  viene realizando  el  ciclista  de 34 años, los pedalistas cotopaxenses  participan en la  trigésima edición de  Vuelta al país, desde el pasado 21 de noviembre.

Montaluisa es el encargado de abastecerles  de  agua, vitaminas, comida, uniformes y hasta de  conseguir los  repuestos de las bicicletas de sus pupilos.
Y ayer, tras culminar la tercera etapa, también fue el encargado de brindarles hospedaje en su casa, ubicada al sur de Quito.

Eso, para “hacer aguantar” los USD 1 000 que tienen  como presupuesto para recorrer las nueve etapas de la competencia.

Montaluisa asegura que toda esa gestión la cumple  por amor al deporte. También dice  estar  seguro del potencial que poseen los hermanos de escasos de recursos económicos, y  que  además están descuidados por la Federación  Deportiva de su provincia.

“Nosotros no existimos para esa Federación. Ahí solo apoyan a las categorías inferiores, al fútbol y a las cheerleaders”, se queja  en tono molesto Jorge, de 32 años.
Montaluisa y los hermanos Chiluiza se conocieron  en carretera, durante una práctica. Allí nació una amistad que se ha prolongado por más de 15 meses.

“A los tres hermanos los conocí entrenándose. Querían  competir profesionalmente, pero no tenían apoyo. Así que como ciclista que soy decidí apoyarlos”, contó Montaluisa, oriundo de Latacunga.

Los hermanos Chiluiza tuvieron su primer contacto con un ‘caballito de  acero’ a los 5 años. En ese tiempo era fácil  subirse a uno, pues su padre reparaba las bicicletas de los vecinos.
 
Pero la historia cambió hace dos años, cuando decidieron incursionar en el ámbito profesional y participar en la Vuelta al país.
 
Los jóvenes pedalistas tardaron  20 meses en armar  sus  bicicletas. Para hacerlo, primero visitaron  la Internet en busca de piezas a menor precio o en oferta.

Así fue como Fabián consiguió el marco y los aros  de  su ‘caballo de acero’, valorado en USD 600.
 
“Con estas  bicicletas es imposible alcanzar un buen lugar en la tabla clasificatoria. Pero al menos hacemos lo  que nos gusta. Guamá  sí puede ganar  por que compite con una bicicleta de USD 5 000”, resaltó Fabián, de 26 años.

Las bicicletas de los hermanos Chiluiza son más pesadas, lo que les impide avanzar con rapidez en los ascensos. Así mismo, les impide romper el viento.

Ahora, los pedalistas solo esperan no pinchar las  ruedas de las bicicletas, pues solo llevan un par de llantas como repuestos. El equipo de    cinco ciclistas mexicanos llegó al país con 16.

En caso de que   suceda un pinchazo, el encargado de cambiárselas será su hermano Iván Chiluiza, de  26 años. Él fue nominado como el mecánico del equipo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)