1 de mayo de 2015 16:36

Un herido por presunto robo en el Centro Histórico de Quito

La perstona estuvo tendida en el piso por más de 10 minutos, con una herida en la cabeza cerca de la oreja, hasta que llegó el personal del COE. Foto: EL COMERCIO

La perstona estuvo tendida en el piso por más de 10 minutos, con una herida en la cabeza cerca de la oreja, hasta que llegó el personal del COE. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 10
Andrea Gordón

Aproximadamente a las 15:00 de este viernes 01 de mayo del 2015 se registró un incidente en la calle Sucre y García Moreno, en el Centro Histórico de Quito.

Tras la finalización de las marchas, por el Día Internacional del Trabajo, un hombre aparentemente en estado etílico quedó herido en plena calle.

Según las versiones de los transeúntes, un señor de quien se desconoce su identidad, bajaba por la calle Sucre y al querer ingresar a un local de productos naturales fue agredido con un tubo por los dueños del almacén.

Rosa Benítez, que almorzaba al frente del sitio, indicó que al parecer el hombre quería robar ya que se escucharon gritos.

Pasó más de 10 minutos tendido en el piso con una herida en la cabeza cerca de la oreja, hasta que llegó el personal del COE para asistir al herido.

La ausencia de una ambulancia y de la Policía Nacional provocó que las personas que estaban en el lugar se molestaran y reclamaran por la falta de atención.

Carmen Robalino acudió a la marcha por la oposición e indicó que el hombre que estaba herido ya había tenido problemas en calles más arriba, con otras personas.

Los dueños del local de productos naturistas cerraron las puertas, para evitar que las personas los agredieran. Esta acción provocó indignación en quienes vieron cómo golpearon al señor, que fue trasladado después de aproximadamente 30 minutos por el ECU 911.

Los dueños de la casa en donde se encuentra el almacén salieron a las ventanas para pedir que dejen de dañar la propiedad privada. Sin embargo, los transeúntes seguían golpeando las puertas.

Una señora que transitaba por el lugar y al enterarse del incidente aplaudió la acción del dueño de la tienda, ya que para esta señora “se debe mandar a los ladrones y borrachos a la cárcel y hospital”.

Esto provocó malestar en las personas que estaban concentradas en el lugar. Miembros de la Policía Nacional y de la Policía Metropolitana acudieron para dispersar a la gente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)