14 de diciembre de 2017 11:03

Hamás celebra su 30 aniversario con promesas de una nueva intifada

Partidarios de Hamas participan en un mitin que marca el 30 aniversario de la fundación del movimiento islamista, en la ciudad de Gaza, el 14 de diciembre de 2017. Foto: AFP

Partidarios de Hamas participan en un mitin que marca el 30 aniversario de la fundación del movimiento islamista, en la ciudad de Gaza, el 14 de diciembre de 2017. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El movimiento islamista palestino Hamás celebró hoy 14 de diciembre del 2017  el 30 aniversario de su fundación con llamamientos a la intifada tras el reconocimiento de EE.UU. de Jerusalén como capital de Israel y en pleno proceso de reconciliación con el movimiento nacionalista Fatah para ceder el control de Gaza.

En la plaza Al Katiba de Gaza capital, cerca de 150 000 personas celebraron con el liderazgo de Hamás el aniversario entre banderas verdes (el color del movimiento) y palestinas, mientras en las calles aledañas desfilaban milicianos embozados que exhibían armamento y cohetes.

Entre el público, gente como Fátima Abu Hweishel, de 45 años, que acudió para mostrar su apoyo a los islamistas y expresar su deseo de que "continúe su lucha por el bien de Palestina, Jerusalén y el pueblo palestino".

La resistencia armada contra Israel "no es negociable", aseguraron los miembros de Hamás en la concentración, presidida por el líder del buró político en Gaza, Ismail Haniye, quien aseveró que el nacimiento del grupo "fue por Jerusalén y por la resistencia armada" e insistió en la necesidad de liberar "toda Palestina".

"Hamás es una extensión natural del proyecto de resistencia de la tierra de Palestina", añadió Haniye, quien aseguró que hace ocho días comenzó una nueva intifada (levantamiento palestino) y continuará "hasta que tumbemos las decisiones contra Jerusalén".

El pasado día 6, Haniye instó a los palestinos a poner en marcha la tercera intifada en respuesta a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y su intención de trasladar allí su embajada, algo que según dijo entonces "sobrepasa todas las líneas rojas".

Pese a ello, las protestas que se han registrado en Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza, han sido de carácter moderado y no se pueden considerar el inicio de una intifada.

En Gaza, ha habido medio millar de heridos y cuatro personas han muerto, dos en enfrentamientos con el Ejército israelí en zonas fronterizas y otras dos en bombardeos en represalia al lanzamiento de milicias palestinas de más de 15 proyectiles contra Israel, que responsabiliza a Hamás de las agresiones aunque procedan de otro grupo armado.

"No hay algo como el Estado de Israel que tenga una capital llamada Jerusalén", dijo Haniye, quien añadió que hay tres maneras de poner fin al "acuerdo del siglo", como Trump denomina al pacto de paz que quiere impulsar entre palestinos e israelíes: "lograr la unidad palestina, el establecimiento de fuertes alianzas regionales y seguir con la intifada".

Hamás rechaza el proceso de paz, no reconoce el Estado de Israel y sigue abogando por el uso de la violencia como instrumento político, si bien este año, y en coincidencia con la renovación de su cúpula dirigente, cambió por primera vez su carta fundacional para aceptar la creación de un Estado palestino en las fronteras anteriores a 1967.

Israel, al igual que la Unión Europea (UE), EE.UU. y otros países considera a Hamás como grupo terrorista.
En este contexto de cambios, Hamás se implicó en la reconciliación con Al Fatah, el grupo del presidente palestino, Mahmud Abás, que controla Cisjordania.

Finalmente, el pasado 12 de octubre se alcanzó un pacto con mediación egipcia por el que los islamistas se comprometían a ceder el poder en Gaza, que tomaron por la fuerza diez años atrás cuando expulsaron a las fuerzas leales a Fatah.

Ahora, la reconciliación parece estancada y hasta la fecha Hamás ha cedido la autoridad sobre los pasos fronterizos, las aduanas y la gestión administrativa, pero mantiene aún el control de las armas y de la seguridad.

Las partes se hacen reproches mutuos para responsabilizar al otro de la falta de avances.
Acompañado del dirigente islamista en Gaza Yehya Sinwar, Haniye hizo un nuevo llamamiento a una jornada de la ira para mañana, viernes (día sagrado musulmán) desde el gran escenario montado para la ocasión.

En ese escenario se podía ver, como telón de fondo, un gran cartel con la imagen de uno de los miembros del brazo armado de Hamás, las brigadas de Ezedín al Qasam, con una bandera palestina, un fusil y todo ello sobre la leyenda: "Jerusalén es la capital de Palestina".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)