10 de diciembre de 2016 00:00

Habitantes del norte de Quito se preparan para el corte de agua

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Daniel Romero

Por debajo del intercambiador que se construye en las avenidas Granados y Eloy Alfaro, en el norte de Quito, pasa una tubería de unos 200 metros. La Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) retirará esa tubería este fin de semana, lo cual ocasionará la suspensión del servicio.

Según Jaime Garzón, subgerente de Agua Potable de la Epmaps, el tamaño de esta tubería es la que obliga a vaciar los tanques de abastecimiento para realizar la conexión con una nueva tubería. “Al momento ya está colocada la nueva tubería. Lo que hace falta es realizar una conexión para el flujo de agua. Son tuberías grandes de entre 32 y 34 pulgadas de diámetro. No hay otra forma de hacer la conexión sino vaciando los tanques”, señaló.

Por esta tubería se distribuye el agua que viene desde los tanques de Bellevista Alto, Bajo y Medio, que abastecen a los 55 barrios que, desde el sábado 10 de diciembre, amanecerán sin agua potable, según la planificación oficial.

Mapa de Quito con zonas afectadas por corte de agua del 10 de diciembre del 2016

Una vez que se realice la interconexión, la antigua tubería por donde pasaba el líquido vital será retirada por los trabajadores de la Epmaps para que continúen los trabajos de construcción del intercambiador de la Granados, que está a cargo de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

En varios de los barrios afectados, los moradores apresuraron el viernes 9 de diciembre, último día del servicio, el abastecimiento de agua. Por ejemplo, en el sector de Cofavi, cerca al parque Bicentenario, Carolina Rivadeneira decidió ocupar todos los recipientes que encontró disponibles en su hogar, con el objetivo de recolectar agua.

“El fin de semana aprovecho para lavar los uniformes y la ropa que se usa durante la semana. Desde la mañana de ayer me dediqué a adelantar eso porque el agua que se recolecta alcanza, con las justas, para cocinar y asearse”, contó.

Más al norte, en el barrio La Rumiñahui, en tiendas como las de Rocío Bastidas, los botellones de agua se acabaron. “Desde el jueves la gente empezó a comprar los botellones y los bidones de agua para los dispensadores. Ayer en la mañana tuve que hacer un nuevo pedido al distribuidor”, señaló.

Otro de los barrios afectados es La Kennedy. Allí, Blanca Velasco señaló que todas las tinas de su casa y de sus hijas están llenas del líquido vital. “Lo más importante es tener agua para asearse. Al final, como quiera se compra comida o se lava la ropa. Pero el problema es tener agua para los baños”, contó.

Otra forma en la que los moradores garantizan tener agua es poniéndose de acuerdo entre ellos. Por ejemplo, Verónica Atiaga, del sector de San Pedro Claver, contó que, en conjunto con sus suegros se aprovisionaron de agua. “Vivimos en el mismo sector. Si falta agua en alguna de las casas coordinamos para ayudarnos entre todos”, señaló.

El sábado por la mañana, la Epmaps tiene previsto enviar 15 tanqueros para abastecer a los barrios afectados. Según Garzón, se ubicarán en los parques de los diferentes sectores.

Asimismo, la Epmaps calcula que hasta la medianoche del domingo 11 de diciembre el servicio se normalizará en los barrios que enfrentarán por dos días el corte del servicio. “Los barrios ubicados en las partes más bajas del norte serán los primeros en los que retornará el servicio.

Para los más altos se demorará un poco más. Sin embargo, tenemos previsto que el problema se solvente hasta las 00:00 del domingo”, dijo.

Garzón señaló que es posible que se generen problemas puntuales en viviendas de los sectores afectados. En esos casos, los moradores deben comunicarse con la línea de la Epmaps 1800 24 24 24 o mediante sus redes sociales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)