23 de March de 2010 00:00

Gustavo Jalkh y Freddy Martínez dimiten

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Judicial

La   crisis de Gabinete alcanzó sorpresivamente a la Policía. Ayer, Freddy Martínez, comandante General, presentó su renuncia ante el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh.

A través de un comunicado público,   Martínez aseguró que tomó esa decisión  “en atención  al pedido que hizo  el Presidente de la República (Rafael Correa) en su última cadena sabatina”.



La designación policial
El 29 de abril del 2009,  el ministro Gustavo Jalkh pidió  al Presidente de la República que designe a un nuevo jefe  policial, en reemplazo  de Jaime Hurtado.
Martínez no estaba  entre los de mayor jerarquía. El presidente Correa nombró a otros tres comandantes y los destituyó hasta llegar a Martínez.  
De concretarse la  salida  del actual Comandante, el siguiente en la cadena  de mando  es Florencio Ruiz, ex jefe de Migración. 

Allí, Correa  informó que el buró del Gobierno decidió pedir  la renuncia de    los “ministros, secretarios de Estado y altos funcionarios”. Según el Mandatario, el buró  tendrá la libertad para hacer los reemplazos.

Jalkh aseguró que el pedido del Presidente no incluía al Comandante de Policía, pero que  por “delicadeza” Martínez presentó su renuncia. “Su salida será evaluada y en los próximos días el Presidente se pronunciará sobre la dimisión del Comandante y de todos los ministros”.
 
Según Jalkh, él también presentó su renuncia ayer por la mañana. Luego, a las 12:00, acudió a la Fiscalía y se  reunió con el fiscal general,  Washington Pesántez.
  
Le entregó información sobre una denuncia formulada por una familia, que da cuenta de la  presunta detención ilegal de los hermanos Fabricio C., Javier U. y Jenny K. Según los jóvenes, Georgy  C. también fue arrestado y supuestamente  desapareció en manos del   Grupo de Apoyo Operativo de la Policía  (GAO), en Quito.

Ese hecho, sin embargo, ocurrió   el 30 de  septiembre del 2009 y ya fue denunciado por la prensa en octubre, sin que entonces hubiera respuesta de la Policía.

Jalkh aseguró que el  Comandante de la Policía fue informado sobre el caso y se pidió que, a través de la Oficina de Asuntos Internos, se abriera una investigación.

Pero   los informes presentados desde la Policía  “no son contundentes en establecer y esclarecer la manera cómo este ciudadano habría desaparecido, pues su paradero se desconoce”.
 
No es la primera vez, agregó,  que el GAO está vinculado con posibles violaciones a los DD.HH y “por ello el Ministerio de Gobierno dispuso su  desaparición”.

Jalkh pidió a Pesántez que  analice el   caso y que se inicie una  investigación. Sostuvo  que  la renuncia del Comandante no está relacionada con la denuncia. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)